Negociadores logran borrador sobre un acuerdo climático

Negociadores de la ONU lograron elaborar un borrador de lo que eventualmente podría llegar a ser un histórico acuerdo climático en París en diciembre, cargado de páginas para asegurar que el proyecto refleje los deseos de cada país.

En lugar de hacerlo más breve, el documento de 38 páginas de una reunión previa sobre el clima creció a 86 durante una sesión de negociaciones que duró toda la semana en Ginebra.

"Habíamos esperado un texto más conciso", dijo Ilze Pruse, delegada de la Unión Europea.

Otros dijeron que lo importante era que todos los países viesen reflejadas sus opiniones -- algo en lo que han insistido muchos países en desarrollo desde que un intento en el 2009 de lograr un acuerdo global fracasó en Copenhague.

"Luego de años de arrancadas en falso y promesas rotas, restaurar la participación y confianza en el proceso no es un logro menor. Y pienso que hemos avanzado considerablemente en ese dirección", dijo Ahmed Sareer, delegado de Maldivas que representa a una alianza de islas.

El acuerdo de París seguramente no frenará el calentamiento planetario pero será la primera vez que todos los países hayan aceptado hacer algo al respecto. Anteriormente sólo las naciones desarrolladas se habían comprometido a limitar sus emisiones de gases contaminantes.

Las negociaciones climáticas de la ONU recibieron un impulso el año pasado cuando China y estados Unidos, los dos mayores contaminadores mundiales, anunciaron conjuntamente promesas de limitación de emisiones para el acuerdo de París, que entraría en vigor en el 2020. La UE y Noruega también han presentado objetivos de reducción de emisiones.

Los negociadores tienen ahora 10 meses para lidiar con asuntos claves, como la forma de compartir los recortes de emisiones que científicos dicen son necesarios para asegurarse de que los cambios climáticos no alcancen un nivel peligroso. Los cambios climáticos ya ocurren y pudieran empeorar, causando inundaciones de zonas costeras, daños a la agricultura y el agua potable y la diseminación de enfermedades.

El experto climatológico de Greenpeace Martin Kaiser dijo que "los países no lograron agarrar el toro por los cuernos". Pero muchos activistas ambientales se mostraron optimistas, porque lo extendido del texto significa que sus propias ideas están contenidas, incluyendo objetivos a largo plazo para eliminar las emisiones generadas por el uso de combustibles fósiles.

La mayoría de las emisiones en la actualidad provienen de países en desarrollo, encabezados por China, pero históricamente la mayoría fueron generadas por Occidente, que se industrializó antes.

Christiana Figueres, responsable de la ONU para el cambio climático, reconoció que la variedad de opciones incluidas en el borrador significa que los gobiernos tienen mucho trabajo por delante. No obstante, sostuvo que era importante iniciar las negociaciones con un texto que atendiera las preocupaciones de todos.

"No hay país que quiera que lo dejen atrás en un acuerdo que influirá en su futuro, dijo.

___

Karl Ritter está en twitter.com/karl_ritter