Venezuela: Congresista implica a 11 personas en complot

Once militares, algunos de ellos retirados, dos dirigentes opositores y un empresario fueron señalados de estar implicados en un supuesto plan de golpe de estado.

El presidente de la Asamblea Nacional, el diputado oficialista Diosdado Cabello, indicó el jueves durante su programa nocturno Con el Mazo Dando, que transmite la televisora estatal, que tres de los militares implicados el caso han sido detenidos y otros dos se mantienen prófugos, pero no precisó la situación del resto.

El ex comandante de la Aviación, general retirado Maximiliano Hernández Vásquez, el coronel José Suárez Rómulo, y otros oficiales de los niveles medios y bajos, fueron señalados por Cabello de haber participado en un plan de golpe de estado contra el gobierno del mandatario Nicolás Maduro.

El alcalde oficialista de Caracas, Jorge Rodríguez, dijo en el programa nocturno del jueves que el general de la Aviación Oswaldo Hernández Sánchez, quien también estaría implicado en el nuevo complot, denunció que el diputado opositor Julio Borges fue la persona que escogió los "objetivos tácticos" que serían atacados en el presunto golpe.

Los dirigentes oficialistas también mencionaron al alcalde opositor de la región metropolitana de Caracas, Antonio Ledezma, y al empresario José Gustavo Arocha, de estar implicados en el presunto golpe.

"El gobierno habla de estas fábulas de golpes para que no se hable de que quebraron al país", dijo el viernes el vocero y secretario ejecutivo de la coalición opositora "Mesa de la Unidad Democrática", Jesús "Chuo" Torrealba, que expresó el apoyo pleno de la coalición a Borges y Ledezma.

"¿Quién va a querer tumbar a un gobierno que se está cayendo sólo? Nosotros no queremos tumbar al gobierno, nosotros lo que queremos es derrotarlo", indicó el portavoz de la Mesa, una coalición de grupos opositores compuesta por una veintena de partidos de izquierda, conservadores, moderados y tradicionales.

"Los derrotaremos por la vía constitucional con una avalancha de votos", agregó.

Los opositores al gobierno en lugar de supuesto plan conspirativo llamaron la atención sobre lo que califican como un continuado acoso al líder opositor Leopoldo López, acusado de incitar a la violencia a principios de 2014 para supuestamente derrocar a Maduro.

Su partido, Voluntad Popular denunció que "con sopletes (equipos de oxicorte) y esmeriles un comando militar derritió los barrotes" de la celda de López la madrugada del viernes y lo trasladó a un aposento de aislamiento como castigo. Human Rights Watch condenó "el violento ataque" e indicó en un comunicado que fuentes confiables le confirmaron el incidente.

The Associated Press no pudo verificar el hecho, y funcionarios venezolanos declinaron realizar algún comentario.

La portavoz del Departamento de Estado Jen Psaki dijo que las acusaciones "son ridículas" y que serían parte de un patrón para buscar un chivo expiatorio extranjero.

"Estos esfuerzos reflejan una falta de seriedad por parte del gobierno venezolano para hacer frente a la grave situación que enfrenta", dijo Psaki a periodistas en Washington.

Hernández Sánchez fue uno de los tres altos oficiales de la Aviación que fueron detenidos en 2014, tras ser acusados de participar en un presunto plan de golpe de estado. Por ese caso también fueron arrestados los generales de la Aviación José Machillanda Díaz y Carlos Millán Yaguaracuto. Las autoridades no han informado hasta el momento cual es la situación de los tres generales.

Cabello dijo que las autoridades realizaron varios allanamientos e incautaron computadoras, teléfonos, uniformes militares y armas, pero no ofreció detalles. Mostró fotografías de los uniformes militares que habrían sido decomisados y algunas tomas aéreas del palacio presidencial que fueron tomadas de las computadoras incautadas.

Maduro anunció la víspera que había sido desarticulado un supuesto plan para derrocarlo y asesinarlo junto con otros dirigentes oficialistas.

El mandatario dijo, sin mostrar pruebas, que el presunto plan implicaba el uso de avión Tucano para atacar el palacio presidencial.

El gobernante afirmó que funcionarios estadounidenses, que no mencionó, le ofrecieron visa a una de las personas que estaría participando en el complot.

Las denuncias del supuesto plan de golpe de estado coincidieron con unas marchas que realizaron opositores en Caracas y otras ciudades para conmemorar un año de las violentas protestas que dejaron 43 fallecidos, 878 lesionados, y varios centenares de detenidos entre los que se incluye el líder opositor Leopoldo López, quien está recluido desde hace casi un año en una cárcel militar a las afueras de la Caracas.

Maduro, que asumió la presidencia en abril de 2013, ha denunciado varios planes de magnicidio y golpe de estado y más de una decena de actos de sabotaje. La oposición ha desestimado las denuncias y las ha atribuido a una estrategia del oficialismo para distraer la atención de los venezolanos de la difícil situación económica que enfrenta el país.

Venezuela está sumida en una crisis económica con una galopante inflación que cerró el año pasado sobre 64%, severos problemas de desabastecimiento, y una recesión que se prevé que se agravará este año por la caída de los precios petroleros que es la principal fuente de ingresos del país.

___

Los periodistas de la Associated Press Luis Alonso Lugo, en Washington, y Jorge Rueda, en Caracas, contribuyeron a este despacho.