Corte de Kentucky aborda caso de sexo entre adolescentes

El Tribunal Superior de Kentucky escuchó el jueves argumentos sobre si las parejas adolescentes deben ser tratadas como delincuentes cuando tienen relaciones sexuales y se envían fotografías donde aparecen desnudas. De ser así, una tercer parte de los adolescentes de Estados Unidos podrían estar expuestos a cargos por delitos sexuales, dijo el abogado de un muchacho de 15 años.

En este caso, el problema es para un miembro de la joven pareja después de que una madre descubrió fotos de desnudos en el teléfono celular de su hija de séptimo grado, y descubrió que ella estaba teniendo relaciones sexuales con su novio de octavo grado en la casa de ella.

Ambos jóvenes pudieron haber sido acusados de los mismos delitos, pero todo el peso de la ley de Kentucky recayó en el muchacho, quien se declaró culpable de dos delitos menores por tener relación sexual e intercambiar las fotografías. Después, a pesar de su declaración de culpabilidad, un juez lo denominó un delincuente sexual, lo retiro de su casa y envió a un centro de detención juvenil.

Abogados del adolescente la Mancomunidad de Kentucky argumentaron durante casi una hora ante el tribunal Superior del estado sobre si debe tratarse como un crimen este tipo de conducta sexual voluntaria entre niños.

"Ellos no tenían idea de que podrían estar cometiendo delitos", dijo el defensor público auxiliar John Wampler, quien representa al chico.

Las leyes en Kentucky y en muchos otros estados establecen que nadie menor de 16 años puede jurídicamente consentir tener relaciones sexuales. Este niño tenía 15 años y su novia 13 cuando tuvieron relación sexual en dos ocasiones después de más de un año de noviazgo.

La Legislatura no tuvo la intención de decir que una persona de 15 años carece de la madurez para consentir tener relación sexual con un adulto, pero después lo considera responsable ante la ley por el mismo comportamiento con una pareja juvenil, argumentó Wampler.

El fiscal asistente estatal Gregory Fuchs argumentó en contra que el muchacho inició actos que "encajan dentro de los parámetros del crimen", y que si se sostienen los argumentos de la defensa, la actividad sexual entre alguien de 15 años con alguien de cinco no podría perseguirse penalmente.

Se espera que el máximo tribunal estatal de justicia emita una determinación en unos meses.