Republicanos piden contundencia contra grupo Estado Islámico

Legisladores republicanos prometieron el jueves endurecer la iniciativa de ley del presidente Barack Obama para autorizar el uso de fuerza militar contra combatientes del grupo Estado Islámico, mientras que la líder demócrata en la Cámara de Representantes Nancy Pelosi advirtió que "va a ser difícil" conciliar.

Nada subrayó más la división entre las dos partes que el requerimiento de Obama de prohibir "operaciones de combate ofensivo perdurables" en la lucha contra terroristas que han tomado territorio en Siria e Irak y decapitado rehenes.

El republicano John Boehner, presidente de la cámara baja, dijo de manera condenatoria que la propuesta de Obama "ataría sus manos aún más que la ley actual".

Pero Pelosi, recordando la larga y difícil guerra en Irak, dijo que el presidente "tiene que ser elogiado" por proponer limitar su propio poder.

Obama está solicitando una autorización por tres años para el uso de la fuerza contra miembros del grupo Estado Islámico o cualquier grupo sucesor, sin importar fronteras internacionales. Su propuesta dejaría vigente la ley de 2001 que aprobó acción militar contra al-Qaida después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de ese año.

Al mismo tiempo, el presidente revocaría la ley aprobada en 2002 en el período previo a la invasión a Irak. En cuanto a combate terrestre, Obama dice que quiere flexibilidad que permita misiones de rescate, recopilación de información de inteligencia y el uso de fuerzas de operaciones especiales en posibles acciones militares contra líderes del grupo Estado Islámico.

Un fracaso en la aprobación de cualquier ley al respecto marcaría una derrota política significativa para Obama, con consecuencias imprevisibles en el extranjero en un momento de amenazas terroristas en expansión, de una confrontación ente Occidente y Rusia respecto a Ucrania, y de negociaciones internacionales con Irán sobre su programa nuclear.

Boehner estuvo entre varios republicanos que dijeron que el plan del presidente no estaba a la altura de la tarea de derrotar a las fuerzas del grupo Estado Islámico.

"Yo quiero proporcionar a nuestros comandante militares la flexibilidad y la autoridad que ellos necesitan para derrotar a nuestros enemigos", enfatizó. "Y eso es exactamente sobre lo que los republicanos argumentarán a favor cuando avancemos a través de audiencias rigurosas y supervisión de este asunto".