Brasil: Escuela de samba en medio de polémica de fondos

Las acusaciones de que una escuela de samba de Río de Janeiro recibió fondos de uno de los gobiernos más criticados de África han causado controversia en la víspera de las celebraciones del Carnaval de Brasil.

El diario O Globo de Río de Janeiro, uno de los más importantes de Brasil, reportó esta semana que la escuela Beija-Flor, que ha ganado 12 veces el vistoso desfile de la ciudad, recibió 3,5 millones de dólares de Guinea Ecuatorial. La pequeña nación rica en petróleo de África Occidental es gobernada por el líder que más tiempo lleva en el cargo en el continente, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, que tomó el poder en un golpe de Estado en 1979.

El reporte no citó fuentes, pero ha reavivado un prolongado debate sobre el financiamiento de las escuelas de samba, muchas de ellas acusadas de tener lazos con grupos delictivos de Río de Janeiro.

Natalia Louise, una vocera de Beija-Flor, negó el jueves a través de correo electrónico que la escuela haya recibido dinero de Guinea Ecuatorial.

Pero en un mensaje de correo electrónico previo, Louise reconoció que su grupo cuenta con "apoyo cultural y artístico" del país africano. Guinea Ecuatorial es el tema elegido por la escuela para el desfile de este año, y su canción principal incluye frases como "Brasil canta, Guinea baila", de acuerdo con las letras publicadas en el portal del grupo.

En su reporte de 2015, Human Rights Watch catalogó a Guinea Ecuatorial como una de las naciones con mayor desigualdad, azotada por "corrupción, pobreza y represión".

Las escuelas de samba de Río de Janeiro, que compiten por el premio a la mejor del año en extravagantes desfiles que incluyen gigantescas figuras flotantes y miles de bailarinas vestidas de plumas, por mucho tiempo han sido blanco de acusaciones de irregularidades financieras. A lo largo de décadas, varios casos que han llegado a los tribunales han ligado a funcionarios de grupos de samba a apuestas ilegales tipo lotería que son conocidas como "jogo do bicho".