Pese a no estar representada Asia sigue los Oscar

Asia tendrá puesta su atención en el glamur y el brillo de los Oscar, incluso aunque las películas de la región no están en las principales listas de nominados.

Los usuarios de las redes sociales chinas debaten si será la comedia "Birdman" o el drama filmado en 12 años "Boyhood" la que se lleve el premio a la mejor película, cintas que no han llegado a los cines chinos pero que se pueden ver por internet.

El interés es evidente aunque las películas asiáticas están ausentes en la categoría de película en lengua extranjera, algo que ha molestado a los cineastas asiáticos y a los expertos de la industria, mientras que otros dicen que no esperaban otra cosa de las votaciones dominadas por miembros de la Academia que residen en Los Angeles.

Este año están nominadas en la categoría de película en lengua extranjera la argentina "Relatos Salvajes", la polaca "Ida", la rusa "Leviatán", la estonia "Tangerines" y "Timbuktu" de Mauritania.

La falta de representación asiática surge a pesar de que China y Japón son el segundo y el tercer mercado más grande para el cine por ventas de boletos. En India Bollywood produce más de 1.000 películas al año y sólo cinco indios han ganado en los Oscar, tres de los cuales fueron por la cinta de 2009 "Slumdog Millionaire", que es británica.

"Claro que todos quieren ganar un Oscar, pero no hacemos películas pensando en la Academia", dijo Supratik Sen, guionista y asistente de dirección de varias películas de Bollywood. "Todo es bastante Hollywoodcéntrico".

Para los cinéfilos y cineastas en India, el reconocimiento en Cannes, Venecia y Sundance "tiene más valor", agregó Sen.

Este año no hubo películas asiáticas en la lista de nueve preseleccionadas para la categoría de película en lengua extranjera, creada tras recibir 83 películas de 83 países. Las nueve son elegidas por un comité de cientos de miembros de la Academia y un comité ejecutivo del premio en particular. Las películas postuladas incluían a "The Golden Era" de Hong Kong, una película biográfica sobre el novelista chino Xiao Hong, filmada parcialmente con estilo de documental por el director galardonado Ann Hui, y la tawianesa "Ice Poison", sobre dos personas atrapadas por la lujuria y la drogadicción en Myanmar.

La película nominada por China, una coproducción con Francia, "The Nightingale" sorprendió a los críticos de cine que pensaban que era mejor opción la cinta de suspenso "Black Coal, Thin Ice" ("Tan negro como el carbón"), que ganó el Oso de Oro en el Festival Internacional de Berlín, o el drama "Coming Home" de Zhang Yimou que retrata la Revolución Cultural. "The Nightingale" es una adaptación del director Philippe Muyl a su película francesa de 2002 "The Butterfly" y tiene tomas pródigas del pasaje de sembradíos de arroz del sureste de China que aparecen mientras un abuelo y su nieta viajan a su pueblo natal.

China no suele revelar los motivos detrás de sus elecciones o quién forma parte del comité de nominación, que se cree está compuesto por funcionarios, artistas y maestros de cine. Muchos críticos de cine creen que el gobierno no quiere nominar películas que muestran el país de forma negativa a pesar de tener posibilidades de ganar.

"Una película china sólo podrá ganar un Oscar cuando haya un consenso total entre el regulador chino y la gente encargada de los Oscar", dijo el director Jiang Wen en una entrevista en el Festival de Berlín donde compite su película "Gone with the Bullets".

Algunas cintas asiáticas fueron elegidas para tratar de complacer el gusto de los votantes occidentales. Corea del Sur postuló "Haemoo", basada en un incidente de la vida real de 2001 en el que ocho tripulantes de un bote pesquero sudcoreano fueron arrestados por tirar los cadáveres de 25 inmigrantes chinos al mar después de que murieron sofocados en un almacén.

El panel sudcoreano encargado de postular películas, que incluye un director, críticos y representantes de los estudios y compañías de distribución, eligió el duro thriller principalmente porque fue bien recibido en el Festival de Cine de Toronto, dijo Kim Mee-hyun, director de asuntos internacionales del Consejo Coreano de Cinematografía.

"Por decirlo sencillamente, los Oscar representan la visión de los estadounidenses", dijo Steven Tu, exprogramador del Festival de Cine de Taipéi y miembro del jurado para el premio Caballo Dorado, considerado el equivalente chino de los Oscar.

"Si retamos esa visión estadounidense con películas y culturas asiáticas es difícil de entrada".

Sólo la película animada japonesa "El cuento de la princesa Kaguya" y el corto de coproducción Francia-China "La lampe au beurre de Yak", los cuales son géneros populares en sus respectivos países, lograron ser nominadas.

El director francés Jean-Jacques Annaud dice que su más reciente producción es una película asiática, "Wolf Totem", basada en una novela china, filmada en China y hablada en chino. El gobierno de Beijing espera que pueda ser una contendiente para el Oscar el próximo año, y Annaud dijo que los chinos inicialmente querían "una película en inglés con actores estadounidenses", hasta que los convenció.

Que una película sea un éxito en los Oscar depende de la distribución.

Kim dijo que la calidad de las películas no suele ser tan importante como tener un poderoso distribuidor estadounidense capaz de exponer el trabajo a la mayor parte de los 6.000 miembros con voto de la academia, un impulso que le suele faltar a las películas asiáticas.

"En Cannes, Venecia y Berlin, tienes una oportunidad de ganar siempre y cuando tu película sea buena porque la competencia depende de los programadores, miembros ejecutivos y jueces", dijo.

Annaud, cuya cinta "La victoire en chantant" ganó en la categoría de lengua extranjera en 1976, dijo que esa categoría sólo permite una película postulada por país.

"Para el resto de la categoría no se distribuyen en Estados Unidos películas chinas que son muy buenas así que ¿cómo puede votar la gente por películas que no han visto?", dijo Annaud en entrevista desde Beijing. "Si más películas chinas fueran populares en el mercado estadounidense habría una oportunidad de ver actores de China o un guionista chino nominado".

A pesar de todo esto, el público más joven en Asia está fascinado con los Oscar y las celebridades que van a la gala.

Las estrellas de Hollywood como Johnny Depp y Brad Pitt suelen atraer multitudes y los actores japoneses que obtienen papeles en películas estadounidenses como Ken Watanabe, se vuelven megaestrellas en su país. El hecho de que la gente como Clint Eastwood y George Lucas han rodado películas inspiradas en clásicos japoneses es muy apreciado en el país.

"Claro que los Oscar son la mayor gala del cine en el mundo", dijo el actor Chino Feng Shaofeng, quien protagoniza la película postulada por Hong Kong, "The Golden Era". "Todos lo seguimos de cerca y esperamos que nuestro propio trabajo sea apreciado por ellos y que reciba atención".

___

Los periodistas Angela Chen en Hong Kong, Muneeza Naqvi en Nueva Delhi, Kim Tong-hyung en Seúl, Yuri Kageyama en Tokio y Louise Dixon en Berlín contribuyeron con este despacho.