Minnesota Orchestra tocará en La Habana en mayo

La Minnesota Orchestra anunció el jueves que ofrecerá dos conciertos en Cuba en mayo, en lo que se cree será el primer intercambio cultural entre los dos países desde que sus presidentes anunciaron el comienzo de un proceso de reanudación de relaciones diplomáticas.

El presidente de la orquesta, Kevin Smith, dijo que el Ministerio de Cultura cubano los invitó a tocar en el Festival Internacional Cubadisco de La Habana el 15 y 16 de mayo. Será la primera visita de una orquesta estadounidense de importancia a la isla desde que la Orquesta Sinfónica de Milwaukee se presentó en Cuba en diciembre de 1999.

"Esta iniciativa demostrará el poder de la música para ofrecer oportunidades extraordinarias de intercambio cultural", afirmó Marilyn Nelson, directora vitalicia de la junta directiva de la orquesta, que ayuda a financiar la gira. "Estamos encantados de que nuestra orquesta tenga la oportunidad de establecer este vínculo en Cuba".

El gobierno cubano no hecho ningún anuncio al respecto.

La oportunidad se debe en parte a las medidas para normalizar las relaciones que anunciaron el 17 de diciembre los presidentes de los dos países, Barack Obama y Raúl Castro. La Minnesota Orchestra tocó por última vez en La Habana en 1929 y 1930.

"Hace 85 años la Minnesota Orchestra, en ese entonces llamada Sinfónica de Minnesota, interpretó música de Beethoven para públicos cubanos, dijo el director musical del conjunto, el finlandés Osmo Vanska. "Es un honor y un privilegio para nosotros hacer lo mismo muchas décadas después".

La presentación de la orquesta de Milwaukee hace 16 años respondió a iniciativas del gobierno de Bill Clinton para aumentar los contactos con la sociedad civil de la isla. Los esfuerzos por mejorar las relaciones con Cuba fueron abandonados durante el gobierno de George W. Bush pero fueron renovados por Obama.

Los planes para ofrecer dos conciertos de la Filarmónica de Nueva York en octubre del 2009 fueron abandonados debido a que el gobierno estadounidense impidió que los acompañara un grupo de patrocinadores. Sin las contribuciones de estos, la orquesta dijo que no se podía costear el viaje.