FBI debate relaciones de minorías con la policía

Estados Unidos está en una encrucijada en el tema de las relaciones de las minorías con la policía y debe enfrentar las "duras realidades" que experimentan los ciudadanos y los agentes de la ley, advirtió el jueves el director del FBI, James Comey.

Comey pronunció un discurso en la Universidad de Georgetown para ofrecer sus opiniones sobre un debate que ha conmovido a la nación en los últimos meses por el uso de la fuerza policial y la interacción con las minorías.

Las muertes a manos de policías blancos de Michael Brown en Missouri y Eric Garner en Nueva York, como también las muertes más recientes de dos policías de Nueva York, han planteado cuestiones delicadas en ambos polos del debate, afirmó.

Una de esas cuestiones es que los policías que trabajan en vecindarios donde la mayoría de los delitos callejeros son cometidos por varones negros jóvenes podrían alentar prejuicios inconscientes que afloran en situaciones sospechosas.

"Los dos jóvenes negros en una acera se parecen a muchos otros que el policía ha detenido", dijo. "Otros dos jóvenes blancos en la acera del frente, incluso si están vestidos igual, no lo parecen. El policía no hace la misma asociación siniestra sobre los dos blancos, sea el policía blanco o negro".

Pero otro hecho cierto es que las minorías en los vecindarios pobres suelen heredar "un legado de delito y prisión", un ciclo que dijo debe detenerse para mejorar las relaciones raciales con la policía.

Comey se sumó al secretario de Justicia, Eric Holder, para reclamar datos más precisos sobre el uso de la fuerza policial. Explicó que esa información es necesaria para adoptar decisiones justas.