Acuerdo de deuda elude a Grecia, inversionistas esperanzados

Las conversaciones entre Grecia y sus acreedores en la eurozona se derrumbaron el jueves por la mañana sin siquiera un plan de acción sobre cómo avanzar con las deudas y el rescate del país, pero los mercados se mostraban optimistas sobre que pudiera alcanzarse un acuerdo a tiempo para que Grecia afronte una posible salida de la zona euro.

Tras una reunión de emergencia de los 19 ministros de Finanzas en la Eurozona en Bruselas, las partes no lograron siguiera emitir un comunicado conjunto, indicando que tendrán que ceder terreno para alcanzar un acuerdo de compromiso en la reunión posterior del lunes.

Alexis Tsipras, el nuevo primer ministro griego, en su primera cumbre de líderes de la Unión Europea, admitió que la solución tendría que basarse en que ambas partes hicieran concesiones.

"Tendremos que encontrar una solución que respete las posiciones de todas las partes, así que este acuerdo tendrá que basarse en los valores centrales de Europa, la democracia y el voto del pueblo, pero también en la necesidad de respetar las normas europeas", dijo.

Europa está inmersa en otra crisis griega tras la victoria electoral del partido de ultra izquierda Syriza el mes pasado. El nuevo gobierno fue elegido con la promesa de reducir de forma drástica la carga que supone el rescate del país y las medidas de austeridad asociadas, a las que Tsipras culpa en parte de los problemas económicos del país.

Pese a un moderado regreso al crecimiento, la economía griega se redujo en torno a un 25% desde el comienzo de la crisis y la pobreza y el desempleo han crecido. Grecia también se ve lastrada por su deuda, que equivale a aproximadamente el 175% de su PIB, y tiene que hacer pagos este año que tendrá problemas para cumplir sin ayuda externa.

Un contingente de países de la eurozona dirigido por Alemania, que insiste en que las conversaciones sólo pueden avanzar si se extiende el programa actual de rescate, estancando las negociaciones. Tsipras quiere que el rescate actual, que expira a final de mes, se derogue del todo y se cambie por uno nuevo.

Pese al aparente punto muerto, los analistas creen que Grecia aún podría aceptar una extensión del rescate si se suavizan las medidas de austeridad requeridas y Grecia aplica más reformas. Tsipras dijo que su gobierno estaba dispuesto a lanzar más reformas estructurales "contra la evasión fiscal, de lucha contra la corrupción, de lucha contra un estado basado en el clientelismo".

La mayoría de los inversionistas creen que se están esbozando las líneas de un acuerdo, pero no hay nada seguro.