Boehner llama a demócratas a aprobar presupuesto a seguridad

El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el republicano John Boehner, llamó el miércoles a los senadores demócratas a "despabilarse" aprobar una ley para financiar el departamento de Seguridad Nacional y restringir las órdenes ejecutivas del presidente Barack Obama en materia de inmigración.

Sus comentarios del miércoles resaltan la manera en que han empeorado las relaciones entre el Capitolio y el gobierno cuanto está por expirar el financiamiento del Departamento de Seguridad Nacional, 27 de febrero. La víspera, el líder de la mayoría republicana en el Senado Mitch McConnell dijo que la cámara alta estaba "trabada" en el asunto y que el próximo paso les correspondía a los representantes.

Boehner rechazó esa afirmación e insistió en que la cámara baja ya hizo su tarea. Culpó a los senadores demócratas por bloquear una propuesta aprobada por la Cámara de Representantes que financia el departamento por lo que queda del año fiscal al tiempo que revierte políticas de Obama que limitan las deportaciones de millones de inmigrantes que residen en el país sin autorización legal. Los demócratas se oponen a las cláusulas de inmigración en la propuesta.

"La cámara baja ya hizo su tarea, ¿por qué no les piden a los senadores demócratas que se despabilen y hagan algo, en lugar de votar en contra?", dijo Boehner ante reporteros tras reunirse con legisladores republicanos. "El problema no es con los senadores republicanos sino con los senadores demócratas".

No está claro cómo va a resolverse el estancamiento pues los republicanos en ambas cámaras insisten en que no planean más acciones. La medida más probable es que se dé una extensión del financiamiento a corto plazo del Departamento de Seguridad Nacional, algo que según los líderes de esas dependencias afectaría su capacidad para poner en marcha los cambios necesarios en el Servicio Secreto, la Patrulla Fronteriza y otras agencias.

El asunto emerge cuando transcurre el segundo mes de control pleno del Congreso por parte de los republicanos tras cuatro años de mayoría en la Cámara de Representantes, pero no en el Senado. Los representantes republicanos se han visto frustrados al descubrir que, debido a las reglas del senado que dan derechos significativos al partido de minoría, poco ha cambiado y aún no pueden conseguir que sus propuestas reciban luz verde en la cámara alta.