Argentina: Arranca nuevo torneo de 30 equipos

River Plate y Boca Juniors sacaron a relucir billeteras abultadas, que cuadriplican en ingresos a varios equipos, y gastaron millones en contrataciones para la disputa del nuevo torneo largo de 30 equipos que comenzará el viernes en Argentina.

Pero cuidado, ya que en el fútbol argentino hasta el más débil tiene aires de grandeza.

Después de más de dos décadas Argentina reemplazó los dos torneos cortos por año, de 20 equipos cada uno, por otro de 30 competidores que se jugará en una sola rueda de partidos hasta noviembre, todos contra todos, más la disputa de una fecha de "clásicos". Esta será una experiencia piloto ya que nadie asegura se juegue con el mismo formato en 2016.

Al ampliarse el cupo, un club pequeño del interior del país como Crucero del Norte, de la provincia de Misiones, con poco más de dos décadas de existencia, tendrá su bautismo en la primera división. También regresaron a la liga mayor viejos conocidos como Huracán, Colón, Argentinos, Unión, San Martín de San Juan, Nueva Chicago, Sarmiento, Temperley y Aldosivi.

Mientras en los campeonatos cortos las cuentas bancarias no necesariamente influían en el juego y las chances de título eran bastante parejas, con el nuevo formato esto podría cambiar y la liga argentina convertirse en una competencia "previsible", como en España e Italia, donde la pelea se circunscribe al lote reducido de los poderosos.

Boca y River son favoritos por historia y presupuesto, ya que sólo por derechos de televisión ganan hasta cuatro veces más que los equipos recién ascendidos.

Los boquenses ignoraron el mercado local y contrataron a siete futbolistas en ligas del exterior, entre ellos el delantero Pablo Daniel Osvaldo, que llega a préstamo del Inter de Italia; y el defensor uruguayo Alexis Rolín y los laterales Gino Peruzzi y Fabián Monzón, del Catania. También desembolsaron casi tres millones de dólares por el enlace Nicolás Lodeiro, titular en Corinthians, para reforzar un plantel con varias figuras ya consagradas.

En Boca urge cortar una sequía de dos años sin títulos, sobre todo cuando en diciembre habrá elecciones y los resultados deportivos definirán la continuidad o no de su presidente Daniel Angelici, un millonario empresario del juego.

"El plantel sabe lo que quiere, este semestre tenemos la presión de lograr algo, pero no debemos ponernos más de la que tenemos. Hay que ser cautos, trabajar y no hablar tanto", enfatizó el técnico Rodolfo Arruabarrena.

Todavía dulce por la conquista de la Copa Sudamericana en diciembre, River quiere sacarse la espina por el título local que se le escapó sobre el final a manos de Racing Club.

Los millonarios retuvieron al plantel campeón y sumaron a la revelación del fútbol argentino Gonzalo Martínez, por el cual pagaron 4,5 millones de dólares a Huracán. También a Camilo Mayada, promesa del fútbol uruguayo.

Y se sumó el enlace Pablo Aimar, que brilló en el River multicampeón de fines de la década de 1990, pero deberá operarse por una vieja lesión en un tobillo que le impedirá jugar en principio por cuatro meses.

En la banca, además, pide pista el delantero Giovanni Simeone, goleador del último torneo sudamericano Sub20 que conquistó Argentina.

El técnico Marcelo Gallardo admitió que la prioridad será la Copa Libertadores, pero "sin descuidar el torneo. Habrá un campeonato nuevo para todos y nos deberemos preparar psicológicamente porque será la primera experiencia después de mucho tiempo".

Las diferencias de poderío entre clubes ricos y pobres van a evidenciarse desde la primera fecha.

Boca recibirá a Olimpo, que tuvo como flamante incorporación al volante ecuatoriano Alex Bolaños (Barcelona de Ecuador). River, por su parte, debutará ante el recién ascendido Sarmiento de Junín, localidad agropecuaria a unos 300 kilómetros al norte de Buenos Aires que está conmocionada por la vuelta a primera después de 40 años.

Los más débiles, sin embargo, prometen dar pelea.

"Va a ser un campeonato duro, donde vas a tener equipos muy perfil bajo, de meter, como nosotros, y después otros siete de elite, con jugadores y un plantel de mucha jerarquía. Vamos a ver cómo sale", analizó Walter Perazzo, técnico de Olimpo.

Racing sacó la chequera y reforzó el mediocampo con el paraguayo Oscar Romero (Cerro Porteño) y el uruguayo Washigton Camacho y la delantera con Brian Fernández, ambos provenientes de Defensa y Justicia.

La "Academia", que tuvo como bajas sensibles al mediocampista Ricardo Centurión (Sao Paulo) y Gabriel Hauche (Xolos de Tijuana), hará su estreno ante Rosario Central, en el que debutará como entrenador el ex jugador Eduardo Coudet. En el conjunto rosarino regresaron "hijos pródigos" como César 'Chelito' Delgado y Marco Ruben.

San Lorenzo también puso la mira en Europa y trajo a los mediocampistas Sebastián Blanco (West Bromwich, Inglaterra) y Franco Mussis (Copenhague, Dinamarca). Debuta con Colón.

Un caso llamativo es el de Independiente, el club más endeudado del fútbol argentino (arrastra un pasivo de unos 600 millones de pesos -- 68 millones de dólares_) y pese a ello se ha reforzado con figuras de la liga local, como los delanteros Lucas Albertengo (Atlético Rafaela) y el colombiano José Valencia (Rosario Central), los laterales Nicolás Tagliafico y Gustavo Toledo (Banfield) y el volante Diego Rodríguez (Godoy Cruz), entre otros.

Y se da el lujo de prescindir de los servicios del ídolo Daniel Montenegro, que gana una fortuna y fue apartado del plantel por el técnico Jorge Almirón.

Su presidente Hugo Moyano, líder del sindicato de camioneros y de una de las principales centrales de trabajadores de Argentina, cuestionado por el origen de los fondos ha dicho que provienen de socios dispuestos a colaborar con el club y de nuevos auspiciantes.

El Rojo, que juega con Newell's, es el único de los cinco grandes que no disputa la Copa Libertadores, por lo que su entrenador considera clave sacar ventaja en los primeros seis meses del año.

En materia de contrataciones, los clubes que siguen a los grandes en convocatoria no quisieron ser menos.

Vélez Sarsfield repatrió los goles de Mariano Pavone (Cruz Azul de México); Estudiantes incorporó al uruguayo Alvaro Pereira (Inter, Italia) y al veterano defensor Sebastián Domínguez (Vélez) mientras Lanús, que en los últimos años estuvo en la conversación por el título, enfrenta una etapa de recambio por la salida de varias de sus figuras como el arquero Agustín Marchesín (transferido al Santos Laguna de México).

El nuevo certamen, que se llamará Julio Grondona en homenaje al fallecido ex presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), se jugará hasta julio sin público visitante, aunque las autoridades anunciaron que luego esta prohibición podría flexibilizarse en algunos partidos.

La primera fecha se completa con: Crucero del Norte-Quilmes, Banfield-Temperley, Argentinos-Rafaela, Gimnasia-Defensa, Godoy Cruz-San Martín, Arsenal-Estudiantes, Unión-Huracán, Belgrano-Nueva Chicago, Quilmes-Lanús y Vélez-Aldosivi.