Sin descanso, Nueva Inglaterra espera nuevas nevadas

Justo cuando los residentes del sur de Nueva Inglaterra terminaron de despejar la nieve de la tormenta más reciente, los meteorólogos advirtieron que viene más en camino.

Stephanie Dunten, del Servicio Meteorológico Nacional, dijo que la región, que ya ha sufrido nevadas récord, recibirá entre 4 y 8 centímetros (2 a 4 pulgadas) entre el jueves y el viernes, principalmente en Massachusetts y Rhode Island.

Los meteorólogos también pronostican una tormenta mucho más grande del domingo al lunes, pero por el momento no saben cuánta nieve traerá, señaló Dunsten.

Advirtió además que habrá bajas temperaturas desde el viernes hasta el fin de semana del feriado del Día de los Presidentes.

"La nieve no se va a derretir en el futuro inmediato", dijo Dunsten el martes. "Recomendamos a los propietarios de casas que quiten la nieve de sus techos para evitar sobrepesos, ya que hemos visto el derrumbe de algunos tejados".

En tanto, las poblaciones siguen lidiando con las consecuencias de la sucesión de tormentas en un lapso poco mayor a dos semanas. Las prioridades incluyen reanudar los servicios de trenes y metros y estimar los costos de despejar la nieve para los gobiernos estatales y municipales.

El anticuado sistema ferroviario del conurbado de Boston ofreció servicios limitados el miércoles después de permanecer cerrado durante la noche del lunes y todo el martes para permitir a los trabajadores despejar la nieve y el hielo de las vías. Los pasajeros se quejaron de largas colas, trenes atestados y viajes largos.

Las autoridades de Massachusetts dijeron que pedirán fondos al gobierno federal, ya que poblaciones como Boston se han excedido por mucho en sus presupuestos de limpieza.

Otro reto será el de recuperar los días escolares perdidos.

El alcalde de Boston, Martin J. Walsh, dijo que la ciudad estudia que se impartan clases los sábados o durante las vacaciones de Semana Santa si la nieve obliga a cancelar una jornada escolar más. La ciudad ha recibido dos metros (seis pies) de nieve en 30 días, un récord que supera el de la gran tormenta de 1978, y tuvo que cancelar ocho días de clases.