ONU: Todos los bandos en Libia violaron los derechos humanos

Todos los bandos enfrentados en Libia han cometido numerosas y graves violaciones de derechos humanos, afirmó el martes el responsable de derechos humanos en Naciones Unidas, desde ataques mortales sobre civiles a ejecuciones, secuestros y torturas.

Libia se enfrenta a la peor crisis política y a la escalada de violencia más grave desde que el veterano dictador Moamar Gadafi fuera derrocado en 2011, afirmó Zeid Raad al-Hussein en un comunicado a la Asamblea General de la ONU difundido el martes. La situación, señaló, ha tenido un efecto devastador sobre los derechos humanos.

El país está ahora dividido entre dos gobiernos, señaló Zeid. Uno tiene reconocimiento internacional y el otro está respaldado por milicias islamistas, aunque ambos reclaman la legitimidad, "mientras poderosos grupos armados ejercen control efectivo sobre el terreno, cometiendo violaciones de las leyes humanitarias y derechos humanos internacionales con impunidad".

Zeid señaló que a lo largo de 2014, la misión de Naciones Unidas en Libia y su oficina recibieron informes de asesinatos selectivos, coches bomba y decapitaciones que contaban entre sus víctimas a defensores de derechos humanos, activistas de la sociedad civil y profesionales de los medios de comunicación, así como miembros de la judicatura y las fuerzas de la ley.

El alto comisionado para los derechos humanos también dijo haber recibido informes de civiles secuestrados "únicamente por su nacionalidad y afiliación tribal, familia, política o religiosa, real o supuesta".

La ONU también fue informada de decenas de casos de niños heridos o muertos por proyectiles en Trípoli y Bengasi, así como en ataques sobre escuelas y hospitales. Varias mujeres activistas dijeron haber sido amenazadas de muerte si seguían defendiendo los derechos de las mujeres, añadió Zeid.

El sistema de justicia sigue viéndose atacado, señaló, y no funciona en Trípoli, Bengasi ni otros lugares del país.

"No ha habido persecución conocida de líderes ni miembros de grupos armados, pese a los serios y continuados abusos de derechos humanos que se están realizando", indicó. Y grupos como consejos de ancianos han intervenido para llenar los vacíos dejados por tribunales en buena parte fuera de servicio, "socavando aún más el estado de derecho".

Zeid señaló que la fiscalía había presentado un caso en junio en menos de una hora, sin presentar testigos, contra 37 personas como un hijo de Gadafi, Seif al-Islam Gadafi, y su ex jefe de inteligencia, Abdula al-Senusi, acusados de asesinato y persecución por la violenta represión del alzamiento de 2011.

"Si el juicio sigue delante de esta manera, no cumplirá con los estándares internacionales", advirtió Zeid. "También supondrá una oportunidad histórica perdida de desvelar e investigar públicamente crímenes cometidos durante el antiguo régimen".