Almirante EEUU alaba el precio de armas alternativas

Los láseres que derriban drones con precisión y los cañones electromagnéticos que disparan a más de 100 millas de distancia forman parte del futuro de la guerra naval, prometiendo ser más económicos que las armas convencionales, señaló el martes un almirante estadounidense.

El almirante Jonathan Greenert, que como jefe de Operaciones Navales traza la estrategia a futuro de la Marina, dijo durante una clase magistral en la Universidad Nacional de Australia que las armas experimentales suponen un paso importante que se aleja de las armas de fuego, y resultan más económicas de disparar.

El láser, conocido como Sistema de Arma de Láser, o LaWS por sus siglas en inglés, se está probando a bordo de un buque de guerra en el golfo Pérsico.

"Está funcionando muy bien", dijo Greenert. "Los láseres, creo, son algo del futuro".

Disparar el arma láser durante 10 segundos --suficiente para quemar el motor de un barco de 50 metros (164 pies) que se mueva despacio-- cuesta menos de un dólar, señaló Greenert. Por el contrario, un proyectil de un cañón convencional en un buque de guerra puede costar 20.000 dólares, señaló.

El cañón electromagnético, o Electromagnetic Railgun, emplea campos magnéticos creados por corrientes eléctricas para enviar proyectiles a más de 115 millas, indicó la Oficina de Investigación Naval.

El alcance del Railgun es similar al de un misil de crucero que cuesta en torno a un millón de dólares, dijo Greenert, señalando que el proyectil del nuevo arma cuesta sólo 25.000 dólares.

Se espera que las pruebas del Railgun comiencen en el mar el año que viene, según la Oficina de Investigación Naval.

El arma láser se desplegó y utilizó por primera vez a bordo del USS Ponce, una base de asalto flotante en el golfo Pérsico, en septiembre y noviembre del año pasado, indicó la oficina.

Ese dispositivo funciona con un controlador parecido al de un videojuego y podría utilizarse contra pequeñas embarcaciones y aviones no tripulados, detalló la oficina