Marruecos legalizó estatus de 18.000 inmigrantes en 2014

Marruecos anunció el lunes que 65% de los migrantes que solicitaron estatus legal recibieron la aprobación --aproximadamente 18.000 personas-- en el primer año de aplicación de una nueva política de inmigración en el país.

Al mismo tiempo, un funcionario de seguridad de alto rango prometió destruir campamentos ilegales que albergan a inmigrantes que tratan de llegar a Europa.

Con decenas de miles de inmigrantes viviendo en Marruecos sin permiso --en su mayoría con la esperanza de llegar a Europa-- el rey Mohammed VI anunció una nueva política al final de 2013 que les permite solicitar la residencia.

Aproximadamente 27.000 migrantes la solicitaron, según Charki Draiss, un funcionario de alto rango en el Ministerio del Interior, quien agregó que fueron aprobadas todas las solicitudes de mujeres y niños. Quienes fueron rechazados pueden presentar una apelación.

Quienes tengan sus documentos migratorios en regla tendrán acceso a atención médica proporcionada por el Estado, a capacitación y escuelas, y se integrarán a la sociedad, señaló el funcionario, agregando que además se tomarán medidas contra las bandas que trafican con personas.

Según estadísticas oficiales, el grupo más grande que está recibiendo documentos, con cerca de 24%, es senegalés, y 20% son sirios.

Marruecos, una ruta favorita hacia Europa, se encuentra en aprietos, ya que los países vecinos del norte le exigen que detenga el flujo de inmigrantes, mientras que al mismo tiempo critican cualquier táctica dura calificándola de violación a los derechos humanos.

Casi cada semana, migrantes que viven en campamentos montañosos rudimentarios tratan de entrar a los dos enclaves españoles de Ceuta y Melilla situados en lo alto de la costa marroquí.

"El Estado tomará todas las medidas debidas para desmantelar los campamentos en algunas áreas, especialmente a las afueras de Ceuta y Melilla", dijo Draiss. "Desmantelaremos los campamentos para liberar a las víctimas de mafias de tráfico humano".