Norte de California sobrevive a una segunda tormenta

La zona norte de California fue azotada el domingo por una segunda tormenta de lluvia y viento, aunque al parecer causaba daños menores que el temporal registrado hace dos días en la región.

Lo peor del viento y la lluvia había pasado al comenzar la tarde en la zona de la Bahía de San Francisco, aunque las precipitaciones diseminadas durarían hasta el lunes en la mañana, dijo el experto Austin Cros, del Servicio Nacional de Meteorología.

Ráfagas de viento de más de 72,4 kph (45 mph) se registraron horas antes durante el día y las incesantes precipitaciones dejaron cinco centímetros (dos pulgadas) adicionales de lluvia en las zonas costeras.

"Esta tormenta tiene menos lluvia y se desplaza un poco más rápido que la del viernes", señaló Cross. "Esto ha ayudado a que no sea tan severa", agregó.

Debido a la tormenta del viernes, más de 90.000 personas quedaron sin electricidad en la zona de la bahía.

Las cuadrillas de trabajadores especializados de Pacific Gas & Electric Co. no preveían nada similar para el domingo en la tarde, dijo el portavoz de la compañía, Joe Molica.

Pacific Gas & Electric Co. trajo trabajadores de Oregon, Washington y Arizona para reparar los posibles daños a sus redes a causa de la tormenta.

Más de 80 vuelos estaban cancelados para la tarde en el aeropuerto internacional de San Francisco. La Administración Federal de Aviación informó de demoras en las llegadas de hasta dos horas y media.

Debido a la tormenta del viernes, fueron cancelados 175 vuelos en el aeropuerto.

Las autoridades también informaron de árboles caídos y algunas inundaciones aisladas.

Ambas tormentas son insuficientes para poner fin a la actual sequía en California, según expertos.

La tormenta del viernes dejó entre 25 y 38 centímetros (entre 10 y 15 pulgadas) de nieve en las zonas más altas de la Sierra Norte, según el Servicio Nacional de Meteorología.

De acuerdo con los pronósticos, el temporal del domingo será cálido y dejará otros 35 centímetros (14 pulgadas) de nieve.

La nieve es más importante que la lluvia porque aporta casi un tercio del agua necesaria para los habitantes, la agricultura y la industria.