FARC llaman a la desmilitarización de la sociedad colombiana

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia llamaron el sábado a realizar una reforma de las fuerzas militares y de la policía en tanto anunciaron su voluntad de transformarse en un movimiento político.

Las FARC propusieron "la desmilitarización de la sociedad y la reforma de las fuerzas militares y de policía incluyendo los servicios de inteligencia del Estado", dijo Jesús Santrich.

El insurgente cuyo nombre verdadero es Seusis Pausivas Hernández leyó ante periodistas un documento donde la guerrilla hace una nueva serie de propuestas sobre "provisión de garantías reales y materiales de no repetición".

En nombre de las FARC, Santrich llamó de nuevo a "concretar un cese al fuego bilateral y de hostilidades", en un momento en que los rebeldes mantienen un cese al fuego unilateral desde diciembre de 2014.

Los rebeldes propusieron además suspender proyectos de inversión minero-energética y de infraestructura, y realizar "reformas estructurales del Estado" en busca de "la reconciliación nacional".

Santrich también señaló que entre los compromisos de las FARC está "transformarse en un movimiento político que impulse las transformaciones estructurales".

Los rebeldes se comprometieron también a la "finalización de la confrontación armada y la activa participación en la construcción de la memoria y de la verdad histórica y de acciones reparadoras". Además las FARC "trabajarán (para que) se establezca una comisión de esclarecimiento del paramilitarismo".

Por su parte, los representantes de la delegación de paz del gobierno de Colombia no hicieron comentarios.

Desde fines de 2012, el gobierno del presidente colombiano Juan Manuel Santos y las FARC llevan a cabo en Cuba un proceso de paz para tratar de poner fin a más de 50 años de confrontaciones entre ambas partes.

Tras un receso de un mes y medio a finales de diciembre e inicio del presente año, las delegaciones retomaron las conversaciones el lunes pasado en un punto relacionando con el reconocimiento y reparación a las víctimas del conflicto, ocasionadas tanto por el accionar de los rebeldes como de las fuerzas del Estado y los paramilitares que operaron con el apoyo implícito de algunos gobiernos de turno.

Hasta la fecha los representantes llegaron a acuerdos en tres de los seis puntos preestablecidos: los problemas de la tierra, la participación política y la lucha contra el narcotráfico.