Emiratos envían cazas F-16 a Jordania

Los Emiratos Árabes Unidos indicaron el sábado que ordenaron el envío de un escuadrón de cazas F-16 a Jordania, una muestra de apoyo a la promesa jordana de perseguir a los extremistas del grupo Estado Islámico "y liquidarlos completamente".

El anuncio, difundido por la agencia noticiosa oficial WAM, no aclaró si los aviones de los Emiratos lanzarán sus ataques contra los extremistas desde Jordania. No había por el momento funcionarios disponibles de uno u otro país como para pedirles comentarios al respecto.

Las dos naciones son miembros de una coalición militar encabezada por Estados Unidos contra los extremistas, pero funcionarios estadounidenses han dicho que los Emiratos suspendieron sus ataques aéreos a fines del año pasado.

Los Emiratos, con bases aéreas en las que operan Estados Unidos y sus aliados de la coalición, no han hecho comentarios respecto a la suspensión de sus ataques.

Dicha suspensión de las misiones de bombardeos de los EAU se produjo después que un piloto jordano, el teniente Muath al-Kaseasbe, se precipitó sobre territorio ocupado por los extremistas en el norte de Siria a fines de diciembre y fue tomado cautivo. Éstos difundieron recientemente un video en el que aparecen quemando vivo al piloto dentro de una jaula. Las imágenes causaron indignación en Jordania y la región.

Amán prometió una represalia enérgica e indicó que intensificará los ataques aéreos contra blancos del Estado Islámico. A partir del jueves, los cazas jordanos han lanzado ataques diarios, según los militares y la prensa estatal.

El ministro del Interior de Jordania, Hussein al-Majali, dijo que el asesinato de al-Kaseasbe fue un punto de inflexión.

En declaraciones al periódico estatal al-Rai, advirtió que Jordania perseguirá a los extremistas "dondequiera que estén".

Los ataques recientes "son el comienzo de un proceso continuado para eliminarlos y liquidarlos completamente", refiriéndose a los extremistas que controlan aproximadamente una tercera parte de los países vecinos Siria e Irak.

La creciente confrontación ha provocado temores de posibles ataques del Estado Islámico en Jordania.

El ministro dijo que los servicios de seguridad tienen un control estricto de la seguridad y que están listos para enfrentar a "cualquier persona que quiera interferir con la seguridad de Jordania". Instó a los jordanos a reportar cualquier comportamiento sospechoso, sobre todo en barrios con un gran número de residentes que no son jordanos.