S&P rebaja calificación crediticia de Grecia

La presión sobre el nuevo gobierno de Grecia para lograr un acuerdo con los acreedores que lo rescataron se intensificó el viernes cuando la agencia calificadora Standard & Poor's acercó aún más la calificación crediticia del país al estatus de basura y advirtió sobre su posible salida de la eurozona conformada por 19 naciones.

La agencia rebajó un escalón la calificación a largo plazo de Grecia a "B-" y alertó sobre su baja disponibilidad de efectivo. Pero el gobierno griego, con apenas dos semanas en el poder, insiste en que no renunciará a las demandas de reajustar los acuerdos del rescate financiero del país y poner fin a años de austeridad.

El primer ministro Alexis Tsipras se reunió el viernes con los máximos funcionarios de Finanzas de Grecia, que dijeron que el nuevo gobierno no incumplirá su promesa de campaña de renegociar el acuerdo del rescate.

"Resulta claro que el gobierno seguirá comprometido a la evidente encomienda que ha recibido de los votantes y no aceptará una extensión del rescate catastrófico y sin porvenir", indicó un alto funcionario griego que pidió no ser identificado dado que las negociaciones con los funcionarios europeos siguen en curso.

Aun así, desde que el partido de izquierda Syriza asumió el poder tras las elecciones del 25 de enero, ha hecho poco para que los acreedores del plan de rescate de Grecia acepten cambiar el rumbo. El ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, emprendió una gira con paradas obligatorias en capitales europeas en un intento por reajustar los términos y condiciones del rescate, pero todavía no ha surgido nada en concreto.

A cambio de dinero en efectivo como parte del rescate financiero de sus socios en la eurozona y el Fondo Monetario Internacional, gobiernos griegos sucesivos tuvieron que imponer una serie de recortes de gastos y aumentos de impuestos que han sofocado la economía del país. Si bien la economía griega ha emergido de una brutal recesión de seis años, el país continúa atosigado por sus deudas, que se mantienen sobre 170% del PIB anual de Grecia.

Varoufakis espera lograr un mayor avance el miércoles en una reunión especial de los 19 ministros de Finanzas de la eurozona, que fue solicitada el viernes por Jeroen Dijsselbloem, el presidente del llamado Eurogrupo, para discutir la deuda de Grecia.