Colombia: alertan por violencia contra menores de edad

Las autoridades expresaron el viernes su preocupación por la violencia contra menores de edad en el país luego de que cuatro hermanos menores de edad fueron asesinados en el suroeste colombiano.

En entrevista telefónica con The Associated Press, Jorge Armando Otálora, defensor del Pueblo, indicó que en 2013 fueron asesinados más de 1.000 menores de edad en Colombia.

Desconocidos asesinaron a cuatro menores de 4, 10, 14 y 17 años, hijos de la familia Vanegas Grimaldo. Un quinto hermano resultó herido.

El hecho ocurrió en la ciudad de Florencia, capital del departamento de Caquetá y a unos 365 kilómetros al suroeste de Bogotá.

"Es muy preocupante y grave la oleada de violencia que ha habido sobre los menores de edad en Colombia", comentó Otálora, quien además agregó que hace dos años fueron asesinados 1.155 menores en el país, sin contar los que fueron víctimas de lesiones. Aún no se conoce la cifra oficial de 2014.

Dentro de las hipótesis que se manejan hasta ahora se menciona que los hermanos habrían sido asesinados por un lío de tierra de los padres de los niños, según dijeron Otálora y Luis González León, funcionario de la Fiscalía que es el jefe de los dos fiscales que adelantan la investigación.

González dijo por teléfono a la AP que ya tienen recogidas todas las evidencias y al menos cuatro testimonios para tratar de dar con los homicidas.

Según el funcionario judicial, las indagaciones iniciales no descartan que los padres de los menores asesinados sepan quiénes fueron los responsables.

El presidente Juan Manuel Santos y el director de la Policía, general Rodolfo Palomino, comisionaron personalmente al director de la Policía Judicial, general Jorge Rodríguez, para que asuma la investigación, quien ya designó a más de 20 hombres al caso.

El presidente Juan Manuel Santos condenó el homicidio colectivo durante un acto público el viernes. "Son de esos crímenes que nos arrugan el corazón, no solamente a los caqueteños (o nacidos en Caquetá) sino a todos los colombianos".

La orden que el mandatario le dio al general Rodríguez es que no podía regresar a Bogotá hasta que dejara resuelto el caso.

En tanto, el fiscal general, Eduardo Montealegre, les dijo a los periodistas que las evidencias recaudadas hasta ahora descartan que en el crimen haya participado algún integrante de grupos al margen de la ley como de la guerrilla.

Las autoridades ofrecieron una recompensa de hasta de 50 millones de pesos (unos 21.000 dólares) para quienes entreguen información que permita la ubicación de los asesinos.

Para el lunes fue convocada una marcha en Florencia para protestar por el cuádruple asesinato.