Paraguay: recomiendan desoír a la guerrilla

El comando de agentes antiterroristas de Paraguay recomendó a un hacendado del norte del país incumplir las exigencias de carácter extorsivo de la guerrilla al vencer el viernes el plazo para la entrega gratuita de carne vacuna a comunidades pobres y el pago de una "multa" de 300.000 dólares.

El teniente coronel Víctor Urdapilleta, vocero de la Fuerza de Tarea Conjunta, dijo el viernes a la Associated Press que "estamos en permanente contacto con la familia del empresario Osvaldo Domínguez Dibb, propietario de la hacienda La Gringa, y aún no tenemos información si entregará o no el producto".

"El comando de las fuerzas de seguridad como representante del estado paraguayo recomendó a Domínguez Dibb no cumplir con las exigencias extorsivas", añadió.

El militar agregó que por razones de seguridad no podía divulgar en qué consistirá la tarea del viernes "en los lugares en donde los delincuentes del Ejército del Pueblo Paraguayo pidieron se entregue la carne".

La fuerza está integrada por unos 200 agentes militares, policiales y antidrogas.

El establecimiento ganadero se encuentra en las afueras del pueblo Yby Yaú, departamento de Concepción, a 400 kilómetros al norte de Asunción.

Dos semanas atrás, el grupo rebelde atacó la propiedad quemando dos tractores y la vivienda de los peones. En su retirada, dejaron una carta escrita a mano pidiendo a Domínguez Dibb la distribución de carne bovina en las comunidades San Francisco, Calaverita, Arroyito y Kurusú de Hierro, de Concepción. Y en los barrios marginales Chacarita y Pelopincho, de Asunción.

La multa es un castigo por talar árboles adentro de la propiedad de 17.000 hectáreas.

Líderes vecinales de Chacarita y Pelopincho, por su lado, anunciaron la decisión de rechazar el obsequio.

Domínguez Dibb no hizo declaraciones.