Primer ministro australiano afronta un reto a su liderazgo

El primer ministro australiano, Tony Abbott, dijo el viernes que él y su número dos seguirán instando al partido en el gobierno a rechazar una votación sobre su liderazgo la semana que viene que podría costarle el cargo.

El legislador Luke Simpkins dijo en un correo electrónico a sus colegas que el martes presentará una moción de censura en un congreso del gobernante Partido Liberal pidiendo que Abbott declare que su puesto y el de su segunda, Julie Bishop, están abiertos a unos comicios de 102 legisladores del gobierno.

Abbott señaló que él y Bishop, que también es ministra de Exteriores, instarán al partido a rechazar la moción. Los australianos votaron en 2013 para expulsar del gobierno al caótico y dividido Partido Laborista de centro izquierda, dijo Abbott, porque el partido cambió a su primer ministro dos veces en cuatro años.

"Tienen todo el derecho a pedir esto, pero el siguiente argumento que hay que dar es que están pidiendo a la sala del partido que vote contra la gente a la que votó el electorado en septiembre de 2013", dijo a la prensa.

"No somos el Partido Laborista y no vamos a repetir el caos y la inestabilidad de los años laboristas", añadió.

Si la moción se aprueba, aún no está claro si se nominará a un legislador para que se presente en una votación del partido contra Abbott o su ministra de Exteriores.

A medio camino de su legislatura de tres años como primer ministro, Abbott se ha visto bajo creciente presión por sus malos resultados en sondeos de opinión.

El descontento público sobre el primer ministro se considera parte del motivo de las derrotas conservadoras en las elecciones estatales de Victoria en noviembre y Queensland en enero.

También recibió críticas generalizadas por nombrar caballero al marido de la reina de Inglaterra Isabel II, el príncipe Felipe, en el día nacional de Australia el mes pasado.

Simpkins dijo en el correo electrónico a sus colegas que esa decisión fue "la prueba final de una desconexión con el pueblo".

Se ha especulad con que Bishop o el ministro de Comunicaciones, Malcolm Turnbull, podrían suceder a Abbott.

Aunque ambos han hecho declaraciones públicas en apoyo de Abbott, ahora que la votación está oficialmente en la agenda de la reunión pueden sondear el apoyo que tienen entre las filas del partido.