RadioShack se declara en bancarrota

Un mermado RadioShack seguirá existiendo, pero su futuro podría estar con la compañía de telefonía móvil Sprint.

La cadena de productos electrónicos, fundada hace casi un siglo, solicitó protección gubernamental por bancarrota el jueves en la noche. Planea vender entre 1.500 y 2.400 tiendas a su mayor accionista, Standard General, y ha interpuesto una solicitud para proceder al cierre del resto de sus 4.000 sucursales en Estados Unidos.

Sprint Corp. tiene un acuerdo con Standard General para abrir minitiendas en hasta 1.750 de las de RadioShack que Standard General está adquiriendo. Sprint ocuparía aproximadamente una tercera parte de cada sucursal, y sus empleados venderían dispositivos móviles y planes de servicio.

Y Sprint sería la marca principal en esas tiendas RadioShack y en sus materiales de mercadotecnia.

Sprint cuenta con más de 1.100 sucursales al menudeo de su propiedad, que aumentarían a más del doble si la transacción --que se espera sea concluida en los próximos meses-- es aprobada. Pero otras partes podrían intentar adquirir las tiendas de RadioShack durante el proceso de bancarrota.

La compañía de Fort Worth, Texas, también está en conversaciones para vender el resto de sus activos en el extranjero.

RadioShack Corp. lanzó al mercado una de las primeras computadoras personales dirigidas al público en general y solía ser la escala obligada para cubrir las necesidades de productos electrónicos en el hogar. Pero comenzó a pasar cuando los consumidores empezaron a hacer sus compras vía internet y el crecimiento en su negocio inalámbrico disminuyó. Lleva años sufriendo pérdidas.

La Bolsa de Valores de Nueva York suspendió las transacciones de sus títulos el lunes y buscó retirarla de las listas.

RadioShack informó el jueves que también tiene más de 1.000 franquicias en 25 países, así como tiendas operadas por su subsidiaria mexicana, y operaciones en Asia, las cuales no están incluidas en su solicitud de apoyo por bancarrota. Desea venderlas.