Presidente de Guatemala vista tumba de monseñor Romero

El presidente de Guatemala, el militar retirado Otto Pérez Molina, visitó el jueves la tumba del arzobispo Oscar Arnulfo Romero y depositó un ramo de flores.

El mandatario guatemalteco que cumplió una visita oficial al país para entrevistarse con su colega salvadoreño Salvador Sánchez Cerén, dijo que "la noticia de la beatificación de monseñor Romero es una noticia que alegra a El Salvador, pero nos alegra también a nosotros como guatemaltecos y como hermanos de El Salvador".

Pérez Molina agregó que la decisión del papa Francisco de beatificar a monseñor Romero, "es una bendición que no es solo para El Salvador, sino también para los guatemaltecos".

El mandatario, que estaba acompañado por miembros de su comitiva y de la viceministra para Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín, depositó un ramo de flores en la tumba del arzobispo mártir.

Romero, llamado también "la voz de los sin voz", fue asesinado el 24 de marzo de 1980 con un disparo al corazón cuando oficiaba misa, un día después de pedir a los militares en una homilía: "En nombre de Dios y de este sufrido pueblo les ruego, les suplico, les ordeno, en nombre de Dios, cese la represión".

El papa Francisco decretó el martes que Romero fue víctima del odio a su fe católica, con lo que aprobó una declaración de martirio que sienta las bases para su beatificación, que se realizará en El Salvador en 2015.

Un informe de la Comisión de la Verdad de Naciones Unidas, creada poco después de los acuerdos de paz, determinó que el autor intelectual del crimen fue el ya fallecido mayor Roberto D'Aubuisson, fundador del partido derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que gobernó el país durante 20 años (1989-2099).

Sin embargo, los responsables del crimen no serán castigados debido a una amnistía promulgada por el gobierno de Arena horas antes de ser divulgado el informe de la Comisión en 1993.