EEUU: Gobierno se opone a propuesta de ley sobre Guantánamo

El gobierno de Barack Obama se opuso el jueves a una propuesta de ley que crea nuevas restricciones al presidente para transferir a sospechosos de cometer actos terroristas en la prisión de Estados Unidos en la Base Naval de Guantánamo, Cuba.

Brian McKeon, subsecretario de Política de Defensa, dijo que la propuesta presentada por cuatro influyentes senadores republicanos impediría los traslados desde Guantánamo dos años.

"Si esta propuesta se hace ley se bloquearía el proceso para cumplir con la meta de cerrar el centro de detención de Guantánamo, por lo que el gobierno se opone a ella", dijo McKeon a integrantes de la Comisión de Servicios Armados del Senado.

McKeon también dijo que pese a informes recientes ninguno de los cinco integrantes del Talibán que fueron liberados a cambio del sargento Bowe Bergdahl, retenido por los talibanes desde junio de 2009, "han vuelto al campo de batalla". Hubo información en el sentido de que uno trató de regresar a los combates pero McKeon dijo que todos son supervisados y están en Catar.

Los senadores que impulsan la propuesta son Kelly Ayotte, de New Hampshire; John McCain, de Arizona; Richard Burr, de Carolina del Norte, y Lindsey Graham, de Carolina del Sur. La propuesta establece que se prohibirá trasladar a ciudadanos yemeníes, y otras restricciones, durante los dos años que le restan a Obama en el gobierno. Recuerdan el reciente ataque contra el semanario satírico francés Charlie Hebdo y otros ataques vinculados con al-Qaida en la península arábiga, a la que Washington considera la rama más peligrosa del grupo.

Cerca de una decena de manifestantes ataviados con overoles naranja y camisetas en las que se leía la frase "Cierren GITMO (abreviación de Guantánamo) acudieron a la audiencia. Dos fueron sacados por hacer escándalo.

El senador republicano por Arkansas mostró su oposición al cierre y dijo que los detenidos "pueden podrirse en GITMO".

El presidente de la Comisión, McCain, dijo que si el gobierno quiere cerrar las instalaciones necesita presentar un plan para saber qué sucederá con las decenas de detenidos que son catalogados como demasiado peligrosos para ser liberados.