Congreso de EEUU, atorado en iniciativa sobre inmigración

Los demócratas en el Senado bloquearon por tercera vez consecutiva una iniciativa de ley para financiar al Departamento de Seguridad Nacional y que podría anular algunas de las acciones ejecutivas aprobadas por el presidente Barack Obama en inmigración.

"Es como el Día de la Marmota", dijo la senadora Mazie Hirono, demócrata de Hawái, al quejarse ante el pleno del Senado después de que la iniciativa fuera rechazada. La votación del jueves, de 52 a 47, se quedó a ocho de los 60 votos necesarios para avanzar. Dos votaciones de procedimiento realizadas a comienzos de la semana tuvieron resultados similares.

No se sabe cómo resolverá el Congreso el tema del financiamiento para Seguridad Nacional, el cual caducará el 27 de febrero si no actúan los legisladores.

La iniciativa de ley aprobada en enero por la Cámara de Representantes financia a la agencia hasta el final del año presupuestal el 30 de septiembre, y al mismo tiempo revierte las políticas aprobadas por Obama para proteger de la deportación de millones de inmigrantes que viven sin permiso legal en Estados Unidos.

Los demócratas en el Senado insisten en que no están de acuerdo con el proyecto de ley a menos que sean retirados los aspectos sobre inmigración. Los republicanos dicen que un proyecto así no pasará en la Cámara de Representantes.

Los líderes republicanos en ambas cámaras insisten en que no permitirán que el Departamento de Seguridad Nacional se quede sin financiamiento en una época de amenazas globales. Pero si tienen alguna solución, no han dicho cuál es. El escenario más probable podría ser una extensión de financiamiento de corto plazo.

"Existe un deseo bipartidista de financiar al Departamento de Seguridad Nacional, no estoy seguro si resolveremos este problema en algún momento de las siguientes semanas", declaró el líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell.

"Dios lo bendiga y buena suerte", dijo momentos después el líder de la Cámara de Representantes John Boehner sobre McConnell.

El bloqueo ofreció una vívida muestra del límite al poder que tienen los republicanos pese a que ahora controlan ambas cámaras del Congreso por primera vez en ocho años. Las nomas del Senado dan a la minoría demócrata derechos importantes mientras el poder de veto de Obama da la última palabra.

Pero luego de pasar años pasando iniciativas sólo para verlas detenidas en un Senado controlado por demócratas, los republicanos en la Cámara de Representantes no están listos para aceptar que esa dinámica no ha cambiado mucho.

"Justo ahora la pelota está en la cancha del Senado", dijo el senador Mick Mulvaney, republicano de Carolina del Norte, resumiendo la opinión de muchos de sus colegas en la Cámara de Representantes. "Si el Senado no puede aprobar nada, ¿cómo puede eso ser problema de la Cámara de Representantes?".

Parece que nadie sabe cómo terminará todo al final.