Líderes europeos lanzan nuevo plan de paz para Ucrania

Trayendo consigo una iniciativa de paz que supuestamente incorpora propuestas de Rusia, los líderes de Alemania y Francia se reunieron el jueves con el presidente ucraniano Petro Poroshenko en una misión organizada apresuradamente para poner fin a los combates en el este del país.

El viaje de la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Francois Hollande, que será sucedido por una reunión con el presidente ruso Vladimir Putin el viernes en Moscú, se da mientras aumentan las preocupaciones sobre si Estados Unidos otorgaría ayuda letal a Ucrania y cuando la OTAN forma una fuerza a reacción rápida de 5.000 soldados en respuesta al creciente despliegue militar de Rusia.

La reunión con Poroshenko terminó el jueves por la noche y Hollande y Merkel abandonaron las oficinas presidenciales sin ofrecer comentarios. Aún se desconocen los detalles sobre su plan, si bien Poroshenko dijo al inicio de la reunión que aumentaba las esperanzas de un pronto llamado de cese al fuego.

El ministro del Exterior, Pavlo Klimkin, dijo en Twitter que los líderes discutieron "pasos a fin de que el acuerdo de Minsk pueda empezar a funcionar". Eso se refiere a un pacto logrado en septiembre que exigía un cese al fuego, el retiro de armamento pesado de ambas partes, la supervisión internacional de la frontera Ucrania-Rusia y cierto grado de autonomía para el este.

Mientras tanto, los combates causaron la muerte de ocho personas más en el este de Ucrania y avivaron los temores de que el conflicto esté amenazando la seguridad de toda Europa. Más de 5.300 personas han muerto desde que los enfrentamientos iniciaron en abril.

La lucha en el este de Ucrania entre los separatistas apoyados por Rusia y las fuerzas del gobierno ucraniano se han intensificado en las últimas dos semanas. Rusia niega enérgicamente que esté proveyendo equipo o tropas a los insurgentes, pero el secretario de Estado norteamericano John Kerry ha refutado tal negación.

"Que no quepa duda sobre quién bloquea las posibilidades de paz aquí", declaró Kerry en Kiev, donde se reunió con Poroshenko horas antes de que hicieran lo mismo los líderes de Francia y Alemania.

En Moscú, un asistente de Putin recibió la iniciativa europea con entusiasmo y dijo que el Kremlin está listo para una discusión constructiva. Sin embargo, los ministros de Defensa de la OTAN en Bruselas robustecieron las fuerzas de rápida respuesta de la alianza debido a los combates en Ucrania y al fortalecimiento militar ruso.

El comandante supremo de la OTAN, el general Philip Breedlove de la Fuerza Aérea estadounidense, dijo el jueves que Rusia sigue suministrando a los separatistas armas pesadas modernas, sistemas de defensa aérea y combatientes.

En comentarios vertidos ante reporteros después de su reunión con Poroshenko, Kerry exhortó a Rusia a mostrar su compromiso con una solución pacífica y diplomática al conflicto en el este de Ucrania cesando su apoyo militar a los separatistas y llevándolos a la mesa de negociaciones.

"Nuestra elección es la diplomacia", dijo Kerry, sin mencionar la posibilidad de suministrar ayuda militar letal a Ucrania.

En una conferencia de prensa posterior con el primer ministro ucraniano Arseniy Yatsenyuk, Kerry señaló que el presidente Barack Obama "está analizando todas sus opciones; entre tales opciones obviamente está la posibilidad de proveer de sistemas de defensa a Ucrania".

"No estamos interesados en una guerra a través de terceros. Nuestro objetivo es cambiar el comportamiento de Rusia", comentó.

Aun así, la ayuda letal de Estados Unidos a Ucrania intensificaría el conflicto y polarizaría todavía más a Occidente y a Rusia.

Al menos tres personas murieron durante los bombardeos en el bastión rebelde de Donetsk, informaron funcionarios locales. Y un vocero militar ucraniano informó que cinco soldados murieron y otros 29 resultaron heridos en las últimas 24 horas.

Francia y Alemania esperaban poder llegar esta vez a un acuerdo de paz que fuera aceptable tanto para Ucrania como para Rusia. Como indicio de la importancia de la iniciativa, esta será la primera visita de Merkel a Moscú desde que estalló el conflicto en Ucrania el año pasado.

Hollande y Merkel viajaron el jueves a Kiev y se reunieron con el mandatario ucraniano el jueves por la tarde. El viernes planean visitar Moscú con una propuesta de paz "basada en la integridad territorial de Ucrania".

"No se dirá que Francia y Alemania conjuntamente no han tratado todo, no han hecho todo, para preservar la paz", afirmó Hollande previamente.

El presidente francés no mencionó a Estados Unidos, y dijo que las dos naciones europeas tienen especiales vínculos históricos, culturales y económicos con Rusia. Un alto funcionario del gobierno francés indicó que ambos líderes decidieron el viaje el miércoles por la noche. El funcionario habló con la condición del anonimato en cumplimiento con las disposiciones francesas.

Por su parte Kerry buscó presentar la nueva iniciativa europea como parte de los esfuerzos occidentales conjuntos en apoyo de Ucrania.

Dijo que la visita a Kiev de Merkel y Hollande "pone de manifiesto que, conjuntamente, Estados Unidos, Francia, Alemania y el resto de nuestros socios internacionales nos solidarizamos con Ucrania al pedir a Rusia que tome las medidas que acabo de presentar".

En Moscú, el asesor de asuntos exteriores de Putin, Yuri Ushakov, dijo que Rusia "está dispuesta a una conversación constructiva" destinada a estabilizar la situación, establecer un diálogo entre el gobierno ucraniano y los rebeldes, y reconstruir los vínculos económicos entre el este de Ucrania y Kiev. Agregó que el Kremlin espera que Merkel y Hollande hayan tomado en cuenta las propias propuestas de paz de Putin.

Diplomáticos occidentales dijeron que Putin entregó a franceses y alemanes un plan de paz de nueve páginas y que Hollande y Merkel llevan consigo una versión modificada del plan. Los diplomáticos dijeron que la versión europea elimina los elementos más objetables del plan ruso y lo adapta a lo que desean Ucrania y Europa, como determinada autonomía para el este del territorio ucraniano con protecciones especiales para el idioma, la cultura y los impuestos locales.

Kerry llegó a Ucrania con 16,4 millones de dólares en nueva ayuda humanitaria mientras el gobierno de Obama considera la posibilidad de enviar armas a Kiev para ayudarle a enfrentar a los separatistas fuertemente armados por Rusia. Obama se ha opuesto a enviar armas a Ucrania, pero fuentes de su gobierno dicen que su posición podría cambiar.

Alemania y otras naciones europeas se oponen enérgicamente al envío de armas a Ucrania.

___

Corbet reportó desde París. David Rising en Berlín; Yura Karmanau en Kiev; John-Thor Dahlburg en Bruselas; Lynn Berry, Vladimir Isachenkov y Jim Heintz en Moscú; Jan Olsen en Copenhague; y Lori Hinnant en París contribuyeron a este despacho.