Victoria costosa del Madrid ante Sevilla, pero se despega

Con goles de dos Rodríguez, el colombiano James y el español Jesé, el Real Madrid venció el miércoles por 2-1 al Sevilla en la liga española y amplió su ventaja en la cima sobre Barcelona y Atlético de Madrid, sus dos inmediatos perseguidores.

El partido, correspondiente a la 16ta fecha del campeonato e inicialmente programado para diciembre, se aplazó en su día por la disputa del Mundial de Clubes por parte del Madrid, que acabó conquistando el torneo.

Los merengues lideran la tabla de posiciones, ahora con 54 puntos por los 50 del Barsa y 47 del vigente campeón Atlético, con el que se medirá el sábado por la 22da fecha.

Para ese clásico ciudadano ya estará disponible Cristiano Ronaldo, una vez cumplida su sanción de dos partidos por agredir a un rival.

Pero el triunfo resultó caro para los merengues, que perdieron en el camino a James y al defensor Sergio Ramos por lesión, más el lateral Marcelo por sanción, tras sumar el brasileño la quinta tarjeta amarilla que acarrea suspensión.

Un parte médico difundido por el club indicó que James sufrió la fractura del quinto metatarsiano del pie derecho y deberá ser operado en las próximas horas. Una lesión de esa magnitud suele tomar dos meses de recuperación.

"Perdemos jugadores muy importantes pero tengo confianza en los otros y recurriremos por Marcelo", avanzó el técnico vencedor, Carlo Ancelotti, quien se mostró pesimista sobre la disponibilidad del colombiano y el español para enfrentar al Atlético. "La noticia buena es que vuelve Cristiano, pero el equilibrio no depende de un jugador".

En un choque de lo más accidentado en el que el arquero visitante Beto también acabó trasladado al hospital, James abrió la cuenta a los 12 minutos, antes de ser relevado a los 27 por Jesé, quien amplió a los 36.

Iago Aspas, también ingresado de suplente a los 67 por el Sevilla, recortó a los 80, pero los andaluces no lograron nivelar y siguen ocupando el cuarto lugar con 42 unidades.

El Sevilla entró con bien pie a un partido en que el Madrid formó de inicio con una inusual zaga donde Álvaro Arbeloa ocupó el lateral derecho que habitualmente transita Dani Carvajal. Los locales expusieron sus flaquezas atrás en un primer sobresalto, cuando Víctor Machín "Vitolo" se coló rentre Arbeloa y Raphael Varane pero perdió el mano a mano con Iker Casillas. El segundo susto se produjo con la lesión a los siete minutos de Ramos, que obligó a otro retoque defensivo con el ingreso de Nacho Fernández.

En ataque, el Madrid era otra cosa, y una circulación horizontal de balón alrededor del área sevillista acabó en centro de Marcelo para un desatendido James, quien remató en plancha para su segundo gol de cabeza en los dos últimos partidos, y octavo de su cuenta liguera.

El 1-0 fue de las pocas buenas noticias para el cuadro de Ancelotti en la primera mitad, pues a partir de entonces se sucedieron las ocasiones de gol del Sevilla, al que siguió el infortunio de la lesión de James por un aparente golpe en el pie derecho.

Poco antes, Vicente Iborra había remarcado del peligro visitante al infiltrarse en el área, superar a Casillas y apuntar al poste, y "Vitolo" volvió a probar los guantes del arquero con un disparo mordido, que el madridista logró repeler.

El parte médico incrementó antes del descanso, al chocar Beto con Karim Benzema, resultando en la retirada en camilla del visitante. Su sustituto, Sergio Rico, apenas tuvo tiempo de entrar en calor y encajó el 2-0 al minuto de ingresar, cuando Jesé empalmó un cruce de Benzema que no había podido alcanzar antes Isco Alarcón.

El guardameta suplente, en cambio, si tuvo ocasión de demostrar sus reflejos en la última acción meritoria del primer tiempo, un disparo escorado de Sami Khedira, bien asistido por un globo de Gareth Bale.

El atacante galés, llamado a asumir mayores responsabilidades en ausencia de Cristiano, se lució con un desborde sobre Thimotée Kolodziejczak tras la reanudación, pero volvió a provocar el murmullo de la grada al pecar de individualista en la definición.

Mejor asentado en la retaguardia, el Madrid mayormente negó al colombiano Carlos Bacca, sustituido por Aspas, y le puso vértigo al ataque con las fluidas asociaciones entre Benzema, Bale, Marcelo e Isco, quien vio negado el tercero por un asertivo Rico. El punto de partida del ataque visitante solía ser Kroos, bien compenetrado con Khedira y animoso para probar también fortuna de tiro libre directo, fuera por poco.

Pero el tramo final fue del Sevilla y en especial "Vitolo", quien desbordó a la defensa local tras un saque de banda por la derecha y cedió en al área chica a Aspas, oportuno rematador al rincón.

Le faltó tiempo al Sevilla para nivelar un partido que ganó el Madrid por calidad e insistencia, aunque se llevara también numerosas bajas para próximas batallas.

"James y Ramos serán bajas importantes para el Atlético, pero tenemos jugadores importantes y hoy los que salieron, como Nacho, demostraron que pueden hacerlo muy bien. Iremos a ganar", proclamó Marcelo.