Celebran proceso de beatificación de Romero en Los Angeles

En un parque de Los Angeles, entre indigentes que sobreviven en la calle, niños que persiguen a gaviotas y vendedores ambulantes se alza la estatua del arzobispo Oscar Romero, donde el miércoles activistas y religiosos se reunieron para orar y celebrar el avance de su proceso de beatificación.

El monumento en el Parque MacArthur, donde también convergen vendedores de documentos falsos y familias inmigrantes, fue un lugar propicio para celebrar a Romero, venerado por dar su vida por los más pobres y marginados.

"Romero ha trascendido a los salvadoreños y se ha vuelto en un guía para todo tipo de personas e instituciones de fe", dijo el pastor presbiteriano Ricardo Moreno, quien dirigió la parte espiritual de la conferencia de prensa. "No hay otra persona en el mundo latinoamericano que sea una fuente de referencia, de mensajero de los pobres, como Romero".

Por su parte, el arzobispo angelino José Gómez pidió en un comunicado que "honremos su memoria dedicándonos a construir un mejor Los Angeles, un mejor Estados Unidos, un mejor mundo. Oremos hoy para continuar los pasos de monseñor Romero con valentía, trabajando en favor de la humanidad, libertad y dignidad".

El Vaticano aprobó el martes una declaración de martirio, que allana el camino a la beatificación de Romero. El decreto firmado por el papa Francisco dijo que Romero fue un mártir en el sentido clásico, muerto por odio a la fe.

Los mártires pueden alcanzar la beatificación, el primer paso a la posible elevación a los altares, sin que se atribuya un milagro a su intercesión. La canonización sí requiere un milagro.

"La beatificación es una reivindicación del martirio de monseñor Romero, que representa el martirio de todo el pueblo salvadoreño", dijo Werner Marroquín, presidente de la junta de la Asociación Nacional Salvadoreña Americana.

Romero fue ultimado el 24 de marzo de 1980 casi durante la guerra civil salvadoreña. Murió de un disparo al corazón cuando oficiaba una misa, un día después de manifestarse en contra de la represión militar.

La Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas, creada después de la guerra civil, determinó que el autor intelectual del crimen de Romero fue el mayor Roberto D'Aubuisson, fundador del partido derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que gobernó el país de 1989 al 2009.

Al pie del monumento, los activistas y religiosos oraron por Romero y en favor de la paz para lugares castigados por la violencia, como Ayotzinapa, Mexico.

Luego de la oración, los activistas pusieron cruces blancas al pie de la estatua que mira al norte, asintiendo la cabeza como dando la bendición. Las cruces combinaron con la estatua de un árbol con hojas blancas que está enfrente del monumento de Romero, y que representa la esperanza.

"Monseñor dio voz y pensamiento a la familia salvadoreña y expuso la violencia de estado pero también su fe nos muestra que hay esperanza, que las cosas pueden cambiar", puntualizó Marroquín.

---

E.J. Támara está en Twitter como https://www.twitter.com/EJTamara