Periodista australiano de Al-Jazeera queda en libertad

Un reportero de Al-Jazeera que pasó más de un año en una cárcel egipcia regresó el jueves a Australia, donde fue recibido por amigos y familiares que hicieron una campaña incansable para lograr su libertad.

Peter Greste, de 49 años, que fue puesto en libertad el domingo después de 400 días preso en un caso vastamente condenado por los activistas de derechos humanos por considerarlo vergonzoso, aterrizó el jueves por la mañana en Brisbane después de recuperarse durante dos días en Chipre.

Sus partidarios lo recibieron en el aeropuerto con carteles que decían "El periodismo no es un delito".

"No tengo palabras para decirles lo entusiasmado que me siento de estar aquí", dijo Greste a la prensa. "Este es un momento que he repasado mentalmente al menos 400 veces en el pasado, bueno, digamos 400 días. Pero esto se ve empañado por la preocupación por mis colegas".

Se desconoce lo que ocurrió con sus colegas egipcios, todavía presos. El canadiense-egipcio Mohamed Fahmy y el egipcio Baher Mohammed fueron arrestados junto con Greste en 2013 por su cobertura de la violenta represión a los islamistas después del derrocamiento militar del presidente Mohamed Morsi. Las autoridades egipcias los acusaron de suministrar una plataforma para la Hermandad Musulmana de Morsi, ahora declarada organización terrorista, aunque las autoridades nunca suministraron pruebas.

El canciller canadiense John Baird dijo esta semana que la liberación de Fahmy era inminente, pero no dio fecha.

El primer ministro australiano Tony Abbott agradeció al presidente egipcio telefónicamente el martes por su ayuda para lograr la libertad del periodista.