Archivo de Rosa Parks se abrirá en Biblioteca del Congreso

Rosa Parks, quien se negó a ceder su asiento en un autobús segregado, reflexionó años más tarde sobre cómo se sintió ser tratada como si fuese inferior y escribió vivazmente sobre lo hastiada que estaba de que abusaran de ella, partes de su historia hasta ahora desconocidas.

A partir del miércoles en la Biblioteca del Congreso, estudiosos y el público tendrán pleno acceso al archivo de cartas, escritos, notas personales y fotografías de Park. La colección ofrece lo que expertos dicen es un vistazo más complejo a una mujer recordada en la historia por una imagen icónica: a de una costurera pacífica que inspiró a otros al comienzo de la era de los derechos civiles.

Una extendida batalla legal entre sus herederos y amigos había impedido que la colección se hiciese pública. Perro en el 2014, el filántropo Howard Buffet compró la colección y se la dio en préstamo extendido a la biblioteca nacional. La Associated Press ha reportado previamente sobre los forcejeos legales que mantuvieron el archivo de Park almacenado durante años. Hasta ahora, los académicos habían tenido muy poco acceso a los materiales.

"Pienso que es una de las primeras veces que podemos realmente leer su voz, y contradice totalmente esa imagen de costurera callada", dijo Margaret McAleer, archivista de la biblioteca. "Sus escritos son fenomenalmente poderosos".

Parks, que falleció en el 2005 a los 92 años, es venerada en la historia estadounidense por su acto de desobediencia cívica en un autobús en Montgomery, Alabama en 1955. Ese acto definitorio provocó un boicot de un año al sistema de autobuses que ayudó a desmantelar la estructura de segregación.

"Yo fue objeto de abusos toda mi vida y sentí en ese momento que no podía soportarlo más", escribió. "Cuando le pregunté al policía por qué teníamos que ser tratados así él dijo que no sabía. 'La ley es la ley. Estás detenida'. No me resistí".

Parks escribió además que sintió sola y perdida viviendo durante la lucha contra la segregación.

Tras su arresto, Parks perdió su empleo de costurera en la mayor tienda por departamentos en Montgomery a causa de su activismo. Su esposo, Raymond, también perdió su empleo y la pareja quedó sumida en la pobreza. Se mudaron a Detroit, pero continuaron pasando trabajos.

Parks viajó con la NAACP (Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color) en defensa de los derechos civiles y eventualmente consiguió un empleo en el Instituto Hampton en Virginia, donde ganaba 3.700 dólares al año, lo suficiente para enviar dinero a su esposo y su madre. No fue sino hasta 1965 que Parks fue contratada por la oficina del representante demócrata de Michigan John Conyers que Parks finalmente comenzó a ganar un salario decente, dicen archivistas.

El archivo de Parks ofrece a académicos y el público un sentido más amplio de su vida y su fe, su personalidad y su dolor, dijo la historiadora de la biblioteca Adrienne Cannon. "Es importante porque aquí tenemos un sentido de una mujer realmente de carne y hueso".

___

Brett Zongker está en Twitter en https://twitter.com/DCArtBeat .