Gran Bretaña decidirá sobre bebés con ADN de 3 personas

Los legisladores británicos en la Cámara de los Comunes votaron el martes en favor de permitir a los científicos que produzcan bebés a partir del ADN de tres personas, una medida que podría evitar que algunos niños hereden enfermedades potencialmente fatales de su madre.

La votación fue de 382 votos a favor y 128 en contra. El proyecto debe ser aprobado por la Cámara de los Lores para ser promulgada. De ser así, Gran Bretaña sería la primera nación del mundo en permitir embriones modificados genéticamente.

Estas técnicas pretenden impedir que los niños hereden enfermedades de sus madres que podrían ser fatales, y suponen alterar un óvulo humano o un embrión antes de implantarlo en la madre. La ley británica prohíbe cualquier modificación genética de los embriones antes de que sean implantados en una mujer.

Los defectos en la mitocondria pueden causar enfermedades como distrofia muscular, insuficiencia cardíaca, renal y hepática, además de severa disminución de la fuerza muscular.

La tecnología es completamente distinta de la que se usa para crear alimentos modificados genéticamente, en que los científicos escogen genes individuales a ser transferidos de un organismo a otro.

En la Cámara de los Comunes, la ministra de Salud Jane Ellison inició el debate con una exhortación a apoyar el cambio.

"Es un paso osado, pero se ha estudiado", afirmó.

El gobierno difundió en diciembre una serie de normas para el empleo de estas técnicas. La principal funcionaria médica británica, la doctora Sally Davies, dijo que se las debería legalizar "para dar a las mujeres portadoras de enfermedades mitocondriales graves la oportunidad de tener hijos sin transmitirles trastornos genéticos terribles".

Los que se oponen a la iniciativa insisten en que cruza una barrera científica fundamental, dado que los cambios realizados en los embriones se transmitirán a futuras generaciones y afirman que aprobar estas técnicas podría llevar a la creación de "bebés de diseño".

"(Se trata de) proteger a los niños de los riesgos graves a la salud de estas técnicas innecesarias y proteger a todos del futuro eugenésico de bebés diseñados que derivará de esto", dijo David King, director el grupo secular de monitoreo Human Genetics Alert.

Las técnicas se emplearían en aproximadamente una decena de mujeres británicas cada año que presentan defectos en las mitocondrias, las estructuras productoras de energía que se encuentran fuera del núcleo. Consisten en retirar el ADN nuclear del óvulo de una madre en potencia e insertarlo en un óvulo de donante al que se le ha retirado el ADN nuclear. Esto se puede hacer antes o después de la fertilización.

El embrión resultante tendría el ADN nuclear de sus padres y el ADN mitocondrial de la donante. Los científicos dicen que el ADN donante contiene menos del 1% de los genes del embrión.

El año pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense analizó las técnicas en una reunión y los científicos advirtieron que tomaría décadas determinar si son seguras.