Acuchillados 3 soldados franceses en patrulla antiterrorista

Un hombre que llevaba un cuchillo oculto en una bolsa atacó a tres soldados en una patrulla antiterrorista frente a una centro comunitario judío el martes en el sur de Francia, dijeron dos funcionarios policiales.

Sarah Baron, funcionaria sindical en Niza, dijo que el atacante fue detenido cerca de la tienda por departamentos Galerías Lafayette. El alcalde de Niza, Christian Estrosi, dijo que el atacante tenía una tarjeta de identidad a nombre de Moussa Coulibaly.

El apellido, relativamente común en las familias de ascendencia maliense, es el mismo del hombre que tomó varios rehenes en un supermercado de alimentos judíos en París y mató a tiros a una policía el mes pasado.

Otro funcionario policial dijo que el atacante sacó un cuchillo de por lo menos 20 centímetros (8 pulgadas) de una bolsa y se abalanzó contra uno de los soldados, hiriéndolo en la barbilla. Entonces hirió a los otros dos --uno en la mejilla y el otro en un antebrazo-- antes de ser arrestado por policías antimotines que estaban cerca del edificio, que alberga el centro comunitario judío de la ciudad.

Una gerente del lugar, que no quiso ser identificado, confirmó que soldados de guardia frente al edificio fueron atacados A manager at the center. Dijo que el incidente ocurrió a la hora de almuerzo y no había nadie en la oficina.

El atacante, de unos 30 años, tenía antecedentes de robo y violencia, dijo el funcionario, quien habló a condición de no ser identificado porque la investigación no ha concluido.

El alcalde Estrosi dijo a la televisión BFM que las autoridades detuvieron a un posible cómplice.

Previamente el martes, las autoridades francesas arrestaron a siete hombres y una mujer por su supuesta implicación en una red que enviaba combatientes a luchar con extremistas islámicos en Siria, dijo el ministro del Interior galo, en la más reciente de varias redadas tras los peores atentados terroristas que sufre Francia en varias décadas.

El ministro de Interior, Bernard Cazeneuve, dijo que los detenidos el martes en las zonas de París y Lyon no tendrían relación con los ataques ocurridos entre el 7 y el 9 de enero.

La policía está intentando frustrar nuevos actos violentos y encontrar cómplices de los tres islamistas radicales que atacaron un supermercado kosher y la sede del semanario satírico Charlie Hebdo. Los hombres dijeron pertenecer a grupos extremistas de Oriente Medio.

Tres de los detenidos el martes viajaron a Siria y regresaron en diciembre de 2014, indicó una fuente francesa, aunque no está claro si durante su estancia se sumaron a la milicia Estado islámico o a algún otro grupo.

La red empezó a enviar combatientes franceses a Siria en marzo de 2014 y al menos uno de ellos murió en los combates, señaló la fuente. Otros miembros de la red siguen en Siria.

El grupo no parecía implicado en ninguna trama concreta ni tener relaciones con otras células desarticuladas en Francia en los últimos meses, indicó la fuente, que no estaba autorizada a dar su nombre al comentar cuestiones de seguridad.

Francia ha visto cómo cientos de radicales criados en el país se unen a combatientes del grupo radical Estado Islámico en Siria e Irak.

Cazeneuve dio que las últimas atrocidades cometidas por el grupo Estado Islámico, incluyendo la decapitación de un rehén japonés, "sólo refuerzan la determinación del gobierno para combatir al terrorismo cada día y cada hora".

Las autoridades francesas se han visto criticadas por exceso de celo en la persecución de posibles amenazas desde los atentados, arrestando a docenas de personas acusadas de defender el terrorismo y, en un caso concreto, interrogando a un niño de 8 años.