Independentistas puertorriqueños aprovechan en CELAC

La comparecencia del independentista puertorriqueño Rubén Berríos como miembro de la delegación nicaragüense en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños es el inicio de una ofensiva internacional con la que el Partido Independentista Puertorriqueño busca presionar a Estados Unidos para que respondan a su reclamo de descolonización.

Berríos dijo el lunes en rueda de prensa que la participación en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) "marca el principio del fin del colonialismo de Puerto Rico".

Se mostró confiado en que los diversos gobiernos de la región ejerzan presión para que "Estados Unidos cumpla su obligación descolonizadora".

El presidente de Nicaragua Daniel Ortega le cedió al activista puertorriqueño un espacio en la plenaria para que hablara a favor de la independencia de Puerto Rico. Su inclusión en la delegación nicaragüense motivó la cancelación del encuentro privado que iban a sostener los presidentes y cancilleres

El secretario general del Partido Independentista Juan Dalmau dijo que el mensaje de Berríos a favor de la descolonización "elevó el tema de Puerto Rico a nivel continental" y logró la atención de importantes medios de comunicación a nivel latinoamericano e internacional.

Berríos fue nombrado ad honorem como asesor especial en asuntos de política internacional y de descolonización del presidente nicaragüense, lo cual le permitirá participar en varios eventos internacionales, incluso la próxima Cumbre de las Américas que se realizará en abril en Panamá,, informó el presidente del Partido Fernando Martín.

Se espera que el presidente estadounidense Barack Obama participe en el encuentro.

La inclusión de Berrios en la reunión de CELAC provocó un intercambio entre Ortega y si colega costarricense Luis Guillermo Solís, quien indicó que afectaba las normas el organismo, mientras que el nicaragüense pidió "respeto" a la voluntad de su país al ceder este espacio.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aprobó la decisión de Solís de suspender el encuentro, pues considera que se violaron los procedimientos con la actitud de Nicaragua y se marca un mal precedente.

La Cumbre concluyó el jueves en Costa Rica con la aprobación de la declaración política y las declaraciones especiales, que incluyen un voto de respaldo a Cuba en contra del embargo económico desde Estados Unidos y el apoyo al proceso de paz en Colombia.