O'Farrill sobre Grammy: "Tengo miedo de ganar y de perder"

Arturo O'Farrill, quien ha luchado por años por unir la música de Estados Unidos y Cuba, vive uno de sus mejores momentos con una nueva nominación al Grammy y la producción de un álbum que grabó en La Habana cuando se dio el histórico anuncio de la recuperación de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

El músico nacido en México, hijo del jazzista cubano Chico O'Farrill, se medirá el domingo por el gramófono dorado al mejor disco de latin jazz con "The Offense of the Drum", tras haber ganado un Latin Grammy el pasado noviembre y un Grammy anglo en el 2009.

"Estoy muy orgulloso... pero al mismo tiempo sé que estoy haciendo el mejor trabajo de mi vida. En este momento estoy haciendo el trabajo más fino de mi vida y de eso yo tengo mucho orgullo", dijo O'Farrill a The Associated Press en una entrevista telefónica reciente desde Nueva York, donde reside.

El trabajo que lo tiene tan emocionado es "Cuba: The Conversation Continued", o como él mismo le dice en español "La conversación continuada", que grabó en el mítico estudio Abdalá de La Habana. O'Farrill estaba componiendo algunos de los temas cuando el presidente Barack Obama y el presidente Raúl Castro anunciaron en diciembre que las relaciones entre ambos países comenzarán a regularizarse.

"El momento histórico, todo eso está envuelto en la música, el puro corazón de ese momento está envuelto en las notas que grabamos", expresó el jazzista, al tiempo que destacó la reacción positiva que percibió del pueblo cubano ante el anuncio. "Todo mundo estaba loco, sin excepción... el malecón estaba lleno de gente celebrando, la gente estaba llorando en las calles. Todo mundo está feliz menos los pocos que creen que ellos son dueños de Cuba o la gente que todavía cree en la ideología de capitalismo vs comunismo".

Para O'Farrill, seguir con el embargo y otras irregularidades en la relación no era viable.

"La gente de Cuba ha sufrido mucho por nada, por nada", apuntó. "Gracias a Dios que el presidente Barack Obama y el presidente Raúl Castro se dieron la oportunidad de ver la verdad".

El padre de O'Farrill abandonó Cuba por la revolución y vivió cuatro años en México antes de radicarse en Estados Unidos.

"Las únicas veces que yo vi a mi papá llorar eran los recuerdos de Cuba, cuando se acordaba de su niñez", señaló.

Chico O'Farrill no pudo volver a la isla, dijo Arturo, porque la comunidad anticastrista de Miami dijo que no compraría sus discos si lo hacía. Falleció en el 2001.

"Se murió casi con el corazón roto porque no regresó a su niñez, y cuando yo fui la primera vez en 2002 me puse a llorar porque yo sentí que estaba completando un viaje para mi papá. Desde ese momento me dediqué a hacer todo lo posible para unir a los músicos", relató. "Yo pienso que mi padre en este momento en el cielo está sonriendo de oreja a oreja".

Arturo O'Farrill considera que la música va más allá de ideologías.

"La música no respeta nada sino el alma y la verdad, porque de ahí viene", sostuvo el creador de la organización cultural Afro Latin Jazz Alliance, que busca "averiguar cómo está la conversación que todavía tiene Dizzy Gillespie con Chano Pozo en otra dimensión".

O'Farrill lamentó que el jazz y el latin jazz sean vistos como músicas diferentes.

"Nos aprecian pero como aprecias un oso en el zoológico", dijo sobre los jazzistas latinos. "No somos exóticos, no somos segregados, somos parte de la misma fábrica, cortados por la (misma) tijera, pero hay gente que no entiende eso".

Sobre la nueva candidatura al Grammy que recibió con su Afro-Latin Jazz Orchestra dijo: "Tengo miedo a ganar y tengo miedo a perder".

O'Farrill compite con The Pedrito Martinez Group, Yosvany Terry, Emilio Solla y La Inestable de Brooklyn y Conrad Herwig con Joe Lovano, de quienes se dijo orgulloso y a quienes deseó "mucha suerte, porque este año el elemento latino está muy fuerte".

Recordó que su padre, pese a ser uno de los creadores del latin jazz, fue nominado al Grammy en esa categoría ya de viejo.

"El único chance que tuvo mi papá perdió... Le dije, 'Yo sé que te sientes muy mal'. Y mi papá me dijo, '¿Sabes qué? Los premios son para los niños, los artistas no luchan por premios, luchan por el arte'''.

Arturo O'Farrill se alzó con el premio hace seis años por el disco "Song For Chico", dedicado a su progenitor.

___

En Internet:

http://www.arturoofarrill.com/