Obama financiaría obras con impuesto a ganancias foráneas

El plan de presupuesto del presidente Barack Obama contempla un ambicioso programad de obras públicas de seis años y 478.000 millones de dólares para reparar carreteras, puentes y mejorar el transporte público, la mitad del cual se financiaría con un impuesto, que sólo se aplicaría una vez, a las ganancias que las empresas estadounidenses han ganado en el extranjero, dijeron funcionarios de la Casa Blanca.

La propuesta, uno de los principales componentes del plan de gastos de 4 billones de dólares para el año presupuestario 2016 que Obama enviará el lunes al Congreso, intenta aprovechar el apoyo bipartidista a los gastos en reparaciones y construcción de infraestructura.

El impuesto a las ganancias acumuladas ganadas en el extranjero sería de 14% y pagadero de inmediato. Según las leyes, esas ganancias sólo se gravan a nivel federal si se repatrian a Estados Unidos, donde enfrentan una tasa impositiva máxima de 35%. Muchas compañías evitan los impuestos federales sobre esas ganancias simplemente dejándolas en otros países.

El impuesto en cuestión sería parte de un plan más amplio del gobierno para reformar los impuestos a las empresas con la eliminación de ciertos beneficios tributarios y una reducción de las tasas impositivas, una tarea difícil que Obama y líderes legislativos republicanos han dicho que tratarán este año.

La propuesta de presupuesto de Obama para el ejercicio fiscal que concluye el 1 de octubre ofrecerá una amplia gama de programas de gastos y aumentos de impuestos que los republicanos, que ahora controlan el Congreso, ya han desestimado.

"Lo que creo que el presidente está tratando de hacer es, una vez más, explotar la envidia en materia económica", dijo el representante Paul Ryan, republicano por Wisconsin y el nuevo presidente de la Comisión de Medios y Arbitrios, que se ocupa de redactar las normas tributarias. "La redistribución no funciona".

Pero Ryan también dijo en el programa "Meet the Press" de la cadena NBC que está dispuesto "a trabajar con el gobierno para ver si podemos encontrar un terreno común sobre ciertos aspectos de la reforma impositiva".

La Casa Blanca opina que tiene alguna fuerza para imponer el impuesto a las ganancias en el extranjero vinculándolas con ingresos para proyectos de construcción que potencialmente podrían beneficiar a los estados y distritos de virtualmente todos los legisladores.

Los funcionarios de la Casa Blanca no estaban autorizados a discutir oficialmente el presupuesto y describieron la propuesta a The Associated Press con la condición de no ser identificados.