Destacados AirAsia: Lenta recuperación, rezos de familiares

Un avión de AirAsia con 162 personas a bordo se estrelló el domingo por la mañana cuando volaba entre Surabaya, Indonesia, y Singapur, en un vuelo con una duración prevista de dos horas. A continuación, un vistazo a los últimos acontecimientos:

___

MAL TIEMPO TRABA RECUPERACIÓN

Los Fuertes vientos y las olas de dos metros (6 pies) ralentizaron la recuperación de los cuerpos y restos del mar de Java el miércoles. Un total de siete cadáveres fueron recogidos de las aguas desde que fueran avistados por primera vez el martes. Entre ellos estaba el de una asistente de vuelo que seguía vistiendo su uniforme rojo de AirAsia.

El miércoles, las fuertes corrientes impidieron trabajar a los buceadores y empujaron los cuerpos y otros restos hacia las playas de Pangkalan Bun, en la isla de Borneo, a 160 kilómetros (100 millas) de dónde fueron vistos por primera vez.

Los helicópteros tuvieron que quedarse en tierra aunque barcos siguieron rastreando la zona.

Imágenes de sonar también identificaron lo que parecían ser grandes partes del avión, pero los meteorólogos indonesios dijeron que el tiempo empeorará con más lluvias intensas hasta el viernes.

___

41 MIEMBROS DE UNA IGLESIA EN EL VUELO

Una iglesia Pentecostal de Surabaya dijo que 41 de sus feligreses iban en el vuelo 8501.

Unos 100 familiares se reunieron para un servicio religioso en un salón del aeropuerto de Surabaya, donde el pastor Philip Mantofa instó a la multitud a aferrarse a su fe, pese a su dolor.

Unos 125 familiares tenían previsto viajar a Pangkalan Bun para empezar a identificar los cadáveres. Sin embargo, el director general del aeropuerto de Surabaya, Trikora Hardjo, dijo más tarde que el viaje se había cancelado después de que las autoridades sugiriesen que esto podría retrasar las operaciones.

En su lugar, los parientes dieron sangre para hacer pruebas de ADN en Surabaya, a donde se trasladarán los cuerpos, y proporcionaron fotografías de sus seres queridos junto con información para identificarlos, como tatuajes o marcas de nacimiento que pudieran ayudar a facilitar el proceso.

___

MADRE LLORA A SU HIJO DE 13 AÑOS

Casi todos los pasajeros eran indonesios, que suelen visitar Singapur, especialmente durante las vacaciones.

Entre ellos estaba Adrian Fernando, de 13 años, que iba con su tía, un tío y su primo de viaje a la adinerada ciudad estado antes de volver a la escuela.

"Es mi único hijo", dijo su madre, Linca Gonimasela, de 39 años, que no pudo ir con ellos por trabajo.

"Al principio no quería ir, pero después le convencieron para que fuera con ellos para la fiesta de Año Nuevo".

___

CEO DE AIRASIA: VER A LAS VÍCTIMAS 'PARTE EL ALMA'

El director general de AirAsia, la aerolínea de bajo coste con sede en Malasia, el magnate malasio Tony Fernandes, tuiteó el miércoles que la "realidad de verlos (a las víctimas) y partes de mi avión me parte el alma".

Desde Surabaya, Fernandes voló a Pangkalan Bun y alabó la labor de los rescatistas indonesios por un "trabajo muy profesional" a pesar de las inclemencias del tiempo.