Derrota ante Arizona está aún en la memoria de Panthers

Thomas Davis recuerda la sensación que experimentó la vez anterior en que los Panthers de Carolina fueron locales en un partido de postemporada frente a los Cardinals de Arizona.

"Es algo que no quiero revivir", reconoció el martes el linebacker exterior, quien lleva 10 años con Carolina.

Tampoco los seguidores de los Panthers quieren rememorar aquello.

Hace seis temporadas, Carolina partió con un favoritismo de 10 puntos para vencer a un equipo que había mostrado poca capacidad para ganar un partido al oriente del río Misisipí. Pero los Cardinals llegaron a Charlotte y aplastaron 33-13 a los campeones del Sur de la Conferencia Nacional.

Los Panthers llegaron a aquel partido ostentando una foja de 12-4, pero Arizona obligó a que el quarterback Jake Delhomme perdiera seis balones.

"Fue duro perder aquel partido, especialmente en la forma en que lo hicimos", expresó Davis, uno de los seis jugadores que quedan de aquel plantel de 2009.

El sábado, los Panthers (7-8-1) buscarán venganza cuando reciban a los Cardinals (11-5) en la primera ronda de la postemporada.

"Han pasado seis años, pero sigo enojado sobre ese juego (y motivado)", tuiteó esta semana el running back DeAngelo Williams, colgando un video del partido con una foto del resultado.

"Recuerdo lo bien que iban las cosas durante la temporada y acabamos haciendo la trastada en los playoffs", añadió el running back Jonathan Stewart.

Esa derrota marcó un punto de inflexión en la historia de los Panthers.

No solo frenó el intento de Carolina de disputar el Super Bowl por primera vez desde 2003, pero el equipo cayó en una espiral negativa.

Delhomme fue dejado en libertad un año después, mientras que el gerente general Marty Hurney y el entrenador John Fox fueron despedidos al año siguiente. La marca de los Panthers en las siguientes cuatro temporadas fue de 23-41.

No fue hasta el año pasado, con Ron Rivera como entrenador, que Carolina pudo clasificarse otra vez a la postemporada, pero perdieron 23-10 ante San Francisco en la ronda divisional.

"Fue una sequía", dijo Davis. "No queremos que eso se repita. Vamos con dos años seguidos en los playoffs y queremos seguir avanzando".

El centro Ryan Kalil comentó que de esa derrota se pueden tomar varias lecciones, en particular que cualquier cosa puede ocurrir en la postemporada, sin importar la marca en la fase regular.

Y los Panthers quieren motivarse frente a tal coyuntura.

Carolina es apenas el segundo equipo en la historia de la NFL que se clasifica a la postemporada con un registro negativo dentro de una temporada sin interrupciones por huelgas. Los otros fueron los Seahawks de Seattle, que en 2010 terminaron con foja de 7-9 y vencieron de locales a Nueva Orleáns en los playoffs.

El martes, el entrenador Ron Rivera compareció ante la prensa y consideró que "ahora todo es ganancia" para los Panthers por haber ganado sus últimos cuatro partidos para acceder a la postemporada. El equipo parecía estar noqueado con ocho derrotas en los primeras 12 fechas.

Pero los Panthers ahora juegan con aplomo.

"Tenemos el impulso ahora mismo y vamos a tratar de seguir en la cresta de la ola", dijo Davis.