Autopsia: Policía de Los Ángeles baleó 3 veces a hombre

Una autopsia dada a conocer el lunes mostró que un hombre negro de 25 años muerto en una confrontación con la policía de Los Ángeles a mediados de año recibió tres balazos: en el costado y el brazo derechos, así como en la espalda.

Se había ordenado que la policía retuviera durante meses el reporte de la oficina forense del condado de Los Ángeles sobre la autopsia efectuada a Ezell Ford con el fin de evitar influir en posibles declaraciones de testigos.

Ford estaba desarmado cuando la policía lo confrontó en una calle cerca de su casa el 11 de agosto. Los agentes intentaron hablar con él, pero terminaron en un forcejeo y le dispararon cuando él intentó tomar la pistola de un oficial, indicó la policía.

Se halló la huella de la boca de un arma alrededor de la herida de la espalda, indicó el informe forense, y los investigadores se percataron de raspaduras en la mano izquierda, el antebrazo y el codo de Ford.

Steve Lerman, abogado de los padres del hombre muerto, no respondió de momento a una solicitud para comentar al respecto. Los padres de Ford han interpuesto una demanda por violación a los derechos civiles ante una corte federal y exigen que la ciudad los indemnice con 75 millones de dólares.

La demanda afirma que dos agentes coludidos con pandillas --Sharlton Wampler y Antonio Villegas-- ya conocían a Ford del vecindario y estaban al tanto de que tenía problemas mentales.

La demanda también afirma que la ciudad, el Departamento de Policía de Los Ángeles y 10 superiores cuyos nombres no fueron proporcionados, y otros oficiales formaban parte de una cultura que toleraba violaciones a los derechos civiles, incluida caracterización racial y uso excesivo de la fuerza contra negros.

El hecho de que el informe de la autopsia haya sido retenido se convirtió en sí mismo en un tema de controversia, pero en noviembre el alcalde Eric Garcetti prometió que se daría a conocer antes de que concluyera el año.

Tyler Izen, presidente de la Liga Protectora de la Policía de Los Ángeles, dijo en un comunicado que la autopsia sólo presentó "una serie de hechos entre muchos cientos que están siendo recolectados y evaluados en la investigación en marcha".

"Los agentes del Departamento de Policía de Nueva York se ven cada día en situaciones peligrosas a medida que enfrentan situaciones complejas, peligros impensables y decisiones que hay que tomar en fracciones de segundo mientras protegen a los residentes de Los Ángeles", afirmó Izen.

"Ningún agente acude a trabajar con la idea de usar la fuerza, mucho menos fuerza letal, pero el uso de la fuerza podría ser necesario cuando hay una certeza objetivamente razonable de que podría haber lesiones para ellos o para alguien más", agregó. "A pesar de lo trágicas que son estas situaciones, los agentes policiales tienen totalmente el derecho a defender su vida o la vida de alguien más".