Argelia pide a OPEP que reduzca su producción de crudo

El ministro del petróleo de Argelia pidió el domingo a la OPEP que reduzca su producción a fin de elevar artificialmente el precio internacional del crudo, que se ha desplomado drásticamente en los últimos seis meses.

El llamado de Youcef Yousfi a la OPEP, de la cual Argelia es miembro, se produce en momentos en que el país pasa trabajos para lidiar con la caída de los precios del petróleo, de 120 dólares por barril a 60 dólares.

"Para nosotros, la OPEP tiene que intervenir para corregir el desequilibrio y reducir la producción para elevar los precios y defender los ingresos de los estados miembros", dijo Yousfi en declaraciones publicadas por la agencia noticiosa estatal.

Aunque Argelia tiene unos 200.000 millones en reservas internacionales de divisas, suficientes para cubrir sus importaciones en varios años, depende fuertemente de sus ingresos petroleros, pues representan el 97% de sus fuentes de divisas y el 60% de su presupuesto.

Durante una reunión de gabinete el martes, el presidente Abdelaziz Buteflika expresó por primera vez preocupación por la situación e hizo vagas promesas de recortes de costos presupuestales.

La primera de esas medidas de austeridad fue anunciada el sábado, cuando el primer ministro Abdelmalek Sellal dijo que se congelarán las contrataciones laborales en el sector público durante 2015. Un 60% de los empleos en el país son del gobierno.

También se espera una suspensión de importantes proyectos de infraestructura, como trasporte público en Argel y carreteras en áreas rurales.

Abundante en fondos gracias a sus exportaciones de crudo y gas, Argelia opera una extensa red de bienestar social.

Los subsidios --que representan el 21% de la producción anual del país-- cubren electricidad y muchos alimentos. La gasolina de Argelia es la más barata de África.

El gobierno además subsidia la educación y provee viviendas. La intranquilidad social, incluso antes de la Primavera Árabe, quedó básicamente extinta luego que el gobierno elevó los salarios y prometió más viviendas, gracias a los ingresos petroleros.