Comandante iraní muere en combate en Irak

Un importante comandante de la Guardia Revolucionaria de Irán murió durante un combate contra el grupo Estado Islámico en la vecina Irak, dijo el domingo esa fuerza militar iraní.

En una declaración colocada en la página de la Guardia en internet, se informó que el brigadier general Hamid Taqavi murió "mientras cumplía su misión de asesoría para confrontar a los terroristas del Estado Islámico en Samarra".

El gobierno chií de Irán dice que ha enviado asesores militares a Siria e Irak para ayudar a sus gobiernos en la lucha contra los rebeldes liderados por los suníes y los grupos extremistas, pero ha negado el envío de fuerzas de combate a cualquiera de ambos países.

Se piensa que Taqavi es el oficial iraní de mayor rango que haya muerto fuera de Irán desde la devastadora guerra con Irak, de 1980 a 1988, en la que él luchó y en donde perdió a su padre y un hermano.

La Guardia dijo que Taqavi estaba asistiendo a las tropas iraquíes y voluntarios chiíes que defienden Samarra, una ciudad al norte de Bagdad que es sede de un importante templo chií. No proporcionó detalles sobre la forma en que fue asesinado, pero dijo que el lunes se realizará una procesión funeraria en Teherán.

"Taqavi tuvo un papel valioso e inolvidable en la lucha contra los enemigos del Islam", dijo la Guardia, sin dar más detalles.

Irán afirma que ha tenido un papel clave para hacer retroceder al grupo Estado Islámico luego del fuerte avance de los extremistas en el verano, cuando capturaron gran parte de Irak septentrional y occidental, incluso Mosul, la segunda mayor ciudad del país. Sin embargo, Teherán insiste en que sus agentes sólo están proporcionando asesoramiento y entrenamiento militar.

Esos esfuerzos han sido dirigidos por el general Ghasem Soleimani, comandante del cuerpo de élite y secreto de la Guardia, la llamada Fuerza Quds. En los últimos meses han aparecido fotos en las que aparecía Soleimani reunido con comandantes iraquíes en varios campos de batalla.

En los años que siguieron a la invasión estadounidense de Irak en 2003, varios comandantes norteamericanos acusaron repetidamente a la Fuerza Quds de apoyar a las milicias chiíes implicadas en ataques contra las tropas estadounidenses y civiles suníes, acusaciones que Teherán negó.