Perú: gobierno evacuó a aldeanos atacados por indígenas

El gobierno evacuó el viernes a 59 aldeanos de comunidades nativas que fueron atacados por indígenas que pedían alimentos y herramientas en una remota zona amazónica.

Las comunidades de Monte Salvador y Puerto Nuevo fueron atacadas el 18 de diciembre y desde entonces se registraron sucesivas incursiones de los indígenas de la tribu Mashco-Piro.

"Están llegando 59 evacuados de Monte Salvado y Puerto Nuevo", dijo a The Associated Press la viceministra de Interculturalidad, Patricia Balbuena. Habló desde Puerto Maldonado, la capital del estado suroriental de Madre de Dios, donde llegaron los comuneros.

Permanecerán en una escuela de Puerto Maldonado "hasta que decidan si retornan a sus comunidades o la abandonan definitivamente", comentó César Augusto Jojajé, dirigente de la Federación Nativa del río Madre de Dios, que defiende a los pueblos indígenas de la zona.

Explicó que dos embarcaciones llegaron a las comunidades afectadas la noche del miércoles, poco después hicieron subir a los pobladores y emprendieron el retorno a Puerto Maldonado. El viaje fluvial duró unas 36 horas aproximadamente.

La viceministra dijo que la tribu Mashco-Piro destruyó con arcos y flechas los campos de cultivo y sacrificó a los animales domésticos de los habitantes de Monte Salvado, la más próxima a la reserva natural de estos indígenas que viven en aislamiento voluntario.

"No ha quedado un solo habitante en Monte Salvado, hemos evacuado a todos, también en Puerto Nuevo porque es la siguiente comunidad donde podrían ir los Mashco-Piro", dijo Balbuena.

Los habitantes de ambas comunidades hablan "yine" una lengua con similitudes a la de los Mashco-Piro y entendieron que los atacantes pedían alimentos y herramientas.

Desde 2011 se han producido contactos esporádicos con los indígenas aislados. En 2013 poco más de cien Mashco-Piro pidieron plátanos, cuerdas y machetes a los indígenas yine de Monte Salvado.

Las leyes peruanas prohíben el contacto físico con unas 15 tribus aisladas del país, que se calcula tienen entre 12.000 y 15.000 miembros que viven en la Amazonía al este de los Andes. La razón principal es la seguridad de los indígenas: sus sistemas inmunológicos son muy vulnerables a los gérmenes que portan otras personas.

Los expertos coinciden en que los Mashco-Piro, unos 600 actualmente según cifras oficiales, decidieron vivir en aislamiento voluntario desde el siglo XIX como una forma de huir de foráneos quienes los esclavizaban para obtener el caucho para exportarlos.

Brasil, Perú, Colombia, Ecuador, Venezuela y Paraguay son los únicos países de América que poseen pueblos en aislamiento voluntario, según especialistas. También existen otros pueblos similares en Africa y Asia.