Paraguay: guerrilla exige regalos navideños para pobres

El grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo para liberar al joven Arlan Fick exigió la distribución de regalos navideños a cien familias pobres lo cual se cumplirá, informó el viernes el ministro del Interior Francisco de Vargas.

De Vargas ofreció una conferencia de prensa en el patio de la vivienda de la familia Fick, en el pueblo Paso Tuyá, departamento de Concepción, donde confirmó la información.

"Los regalos serán distribuidos pero no quiero dar más detalles", acotó.

Concepción se encuentra a 440 kilómetros al norte de Asunción.

La entrega de los obsequios no tiene plazo y, aparentemente, serán para familias pobres del pueblo Nueva Fortuna, lugar en donde el plagiado fue abandonado el jueves por sus captores, que lo mantenían secuestrado desde el 2 de abril.

Por una exigencia similar, en abril pasado la familia Fick distribuyó alimentos no perecederos por un valor de 50.000 dólares a los pobres de las comunidades Arroyitos y Kurusu de Hierro, del mismo departamento.

El fiscal Javier Diaz expresó en la misma reunión con periodistas que los agentes gubernamentales "siguen trabajando para lograr la liberación del policía Edelio Morínigo", capturado el 5 de julio de este año.

El grupo guerrillero, a través de un video propuso al gobierno en octubre último el canje de Morínigo por seis de sus compañeros encarcelados, pero las autoridades rechazaron la propuesta.

"Debemos poner fin a las actividades ilegales del EPP. El Estado no puede seguir soportando la extorsión y el chantaje", añadió Diaz.

Los rebeldes, además, entregaron al joven Fick panfletos para su distribución con esta advertencia: "el EPP prohibe el cultivo de soja, maíz y otros productos que requieran el uso de agrotóxicos por ser altamente dañinos para la salud humana. Quien sea sorprendido cultivando soja y maíz transgénico será fusilado".

La banda, brazo armado del Partido Patria Libre -de tendencia izquierdista y sin representación parlamentaria_, opera desde 2008 en el norte del país, donde ataca puestos policiales, militares y haciendas. Desde entonces ha matado a 3 militares, 13 policías y 24 civiles. Los rebeldes sufrieron 9 bajas en diferentes enfrentamientos.