Líder malasio acorta sus vacaciones por inundaciones

El primer ministro malasio, Najib Razak, terminará antes de tiempo sus vacaciones en Estados Unidos para gestionar las peores inundaciones que sufre su país en varias décadas. Cinco personas murieron y más de 100.000 fueron desplazadas por las crecidas.

Las autoridades evacuaron numerosas localidades en cinco estados de Malasia, que se vieron inundadas tras unas lluvias torrenciales más intensas de lo habitual. Más de 105.000 personas están viviendo en escuelas, centros comunitarios y otros refugios, según los centros de seguimiento de inundaciones.

Najib fue criticado por ir de vacaciones a Hawai, donde se le vio jugando al golf con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. La gente dejó varios mensajes en su página de Facebook, instándole a volver conforme empeoraba la crisis.

El mandatario malasio indicó que regresaría al país el sábado, dirigiéndose directamente al anegado estado de Kelantan para supervisar la respuesta a las inundaciones. Aseguró que durante sus vacaciones estuvo en contacto constante con los responsables de gestión de desastres y asistencia, que estaban haciendo todo lo que podían para ayudar a las víctimas.

"Estoy profundamente preocupado por las inundaciones. Me apeno por las personas que perdieron sus casas, y las familias que perdieron a sus seres queridos", dijo. "Quiero ver la situación por mí mismo y estar con el pueblo".

Se trata de las peores inundaciones que sufre el país en 30 años, según el gobierno, que el viernes ordenó el despliegue de más helicópteros, barcos y vehículos de tierra.

Najib había dicho antes que el mal tiempo y las aguas crecidas complicaban el transporte de las personas desplazadas y los suministros de comida. Se esperaba que las fuertes lluvias continuaran hasta el fin de semana, según el departamento meteorológico.

Entre los cinco muertos había una niña pequeña a la que las fuertes corrientes arrancaron de los brazos de su madre cuando trataban de vadear las aguas para llegar a un refugio.