Pese a ser primeros de la Americana, Pats no se relajan

Los Patriots entrenaron a tope el miércoles, bajo la lluvia y en su estadio.

No hubo atisbo de relajación en el campo de prácticas, pese a que el partido del domingo frente a los Bills de Búfalo carece de relevancia para Nueva Inglaterra, que está ya en los playoffs y tiene asegurado el primer puesto de la Conferencia Americana, que le da la ventaja de descansar en la primera semana y de jugar en casa.

Y no puede cuestionarse la decisión del entrenador Bill Belichick. Después de todo, le sobra experiencia en preparar a los equipos para la postemporada.

"Haremos lo mismo que hacemos siempre", recalcó Belichick. "Esta semana no será diferente a las otras. Este año no será distinto a los otros. Haremos lo que consideremos que es mejor para nuestro equipo, punto".

Los Pats (12-3) podrían sin embargo limitar el tiempo que permanezcan en la cancha el quarterback Tom Brady, el tight end Rob Gronkowski y otros titulares clave.

No parece tener mucho sentido el exponerlos a una lesión contra los Bills (8-7), que se perderán los playoffs por 15ta campaña consecutiva, la mayor sequía vigente de este tipo en la NFL.

Los pupilos de Belichick no revelaron si el entrenador buscará cuidar a sus astros.

"Somos jugadores", comentó el safety Devin McCourt. "No decidimos quién juega ni qué jugadas se realizan. Sólo podemos hacer una cosa y es estar listos para jugar".

Quizás los Patriots lucen menos dispuestos a relajarse luego de que sufrieron para vencer 17-16 a los atribulados Jets de Nueva York el domingo. Tal vez les gustaría terminar la campaña regular con una buena actuación.

"Cuando ganas muchos partidos... puedes tomar impulso", dijo Brady. "Hemos trabajado muy duro para llegar a este punto. Creo que es momento de acelerar a fondo".

Por cuarta ocasión en los 15 años bajo las órdenes de Belichick, los Pats amarraron su boleto de playoffs antes de su último partido. En tres de esos años, los titulares se quedaron en el banquillo o jugaron menos de lo habitual en la última semana.

En el otro año, 2007, los Pats trataban de finalizar con una foja perfecta de 16-0 y lo lograron al superar 38-35 a los Giants de Nueva York, que después se vengaron al vencerlos en el Super Bowl.