Jolie en sus propias palabras

Por más de 50 años Hollywood había coqueteado con la idea de llevar la vida de Louis Zamperini al a gran pantalla. En su segunda película como directora Angelina Jolie finalmente plasmó la historia de un corredor olímpico que durante la Segunda Guerra Mundial naufragó por 47 días y tras esto fue capturado por los japoneses, quienes lo llevaron a un campamento de prisioneros de guerra. A continuación extractos de una entrevista reciente con Jolie en la que reflexionó sobre los retos de "Unbroken", sus colaboradores y la experiencia de trabajar nuevamente con su esposo Brad Pitt en el drama "By the Sea".

SOBRE INTERPRETAR UNA PAREJA QUE PASA POR UNA CRISIS CON PITT

"Al final de cuentas te conviertes en el mejor compañero. Nadie más está ahí. Esto casi te hace superar esos asuntos porque puedes reír sobre ellos. Si haces una película sobre un mal matrimonio o sobre peleas y observas ese comportamiento, lo estudias, lo dejas salir, te atacas, y luego quieres abrazarte y asegurarte de que nunca te comportarás así".

SOBRE LLEVAR LA VIDA ÉPICA DE ZAMPERINI AL CINE

"Recuerdo pensar 'Dios, no puedo entender por qué se tardarían 50 años. Esta es la mayor aventura'. Pero luego cuando estábamos en el plató tratando de lidiar con todo bajo nuestro presupuesto, con nuestro tiempo, entonces tristemente me di cuenta por qué se habían tardado tanto. Había momentos en los que sentíamos que estábamos enfrentando algo imposible. Es una vida muy, muy grande".

SOBRE EL ESPÍRITU DE ZAMPERINI

"Para su cumpleaños 96 compré un gran pastel azul con su pequeña balsa amarilla. Cuando lo estaba llevando a un restaurante me llegó una idea horrible. Me di cuenta 'Por dios este es el océano donde perdió a sus amigos. Ahí fue donde (Francis "Mac" McNamara) murió, ¿cómo irá a tomar esto? ¿Cometí un horrible error?' Le di el pastel, lo vio y tomó la aleta de un tiburón, sonrió, se la metió a la boca y se comió el tiburón primero".

SOBRE LOS HERMANOS COEN, COAUTORES DEL GUION DE "UNBROKEN"

"Estaba muy nerviosa en nuestra primera junta. Ellos simplemente eran tan amables y serviciales, tan humildes y tan inteligentes, tan sabios. Simplemente sentía que estaba en muy buenas manos. Necesitaba asegurarme de que la película también tenía esa estructura y sabiduría y una cierta cantidad de camaradería entre los hombres y esto era algo que realmente necesitaba. Lo agradable es que ellos vinieron no sólo porque los llamé, sino por el respeto que les inspiraba la historia. Vinieron, como todos los que se sumaron a esto, por Louis".

SOBRE EL DIRECTOR DE CÁMARA ROGER DEAKINS

"Es definitivamente el más extraordinario para trabajar. Realmente queríamos hacer una película que fuera hermosa porque sabíamos que era difícil de ver. Hablamos mucho sobre películas que fueron hechas de manera accidental pero se hicieron de una manera muy clásica, bastante decidida en la forma de filmar. ... Sin Roger Deakins, no sé cómo habría manejado todas estas coas, pero él es tan fuerte y decidido y filma de una manera muy hermosa".