Nigeria: Grupo pide cese de ejecución de soldados

Un importante grupo nigeriano de derechos humanos pidió a relatores de la ONU que ayuden a frenar las ejecuciones masivas de soldados sentenciados a fusilamiento por negarse a combatir a los extremistas islámicos.

Cincuenta y cuatro soldados fueron condenados a muerte la semana pasada, 12 fueron condenados en septiembre y 45, incluyendo algunos oficiales, esperan su suerte en cortes marciales.

El Proyecto de Responsabilidad de Derechos Socioeconómicos dijo el miércoles que las cortes marciales realizadas en secreto son una "burla de la justicia" e ignoran problemas presentados por los condenados que "indican una falta de transparencia, responsabilidad y deficiencias generales" en el manejo del presupuesto de seguridad y las compras de armamento.

El director del proyecto, Adetokunbo Mumuni, dijo que pidieron la intervención de cinco relatores especiales de la ONU que se ocupan de ejecuciones arbitrarias, castigos crueles, promoción de justicia y verdad y protección de derechos humanos en la lucha contra el terrorismo.

"No es justo ni está bien juzgar a todo el mundo en procesos masivos, y que juicios tan injustos envíen a alguien a morir", dijo Mumuni en una declaración. Agregó que las sentencias masivas infringen la Convención Internacional de Derechos Cívicos y Políticos, que limitan las circunstancias en las que un estado puede imponer la pena de muerte.

El abogado defensor Femi Falana dice que el grupo de 54 soldados fue condenado por avergonzar a las fuerzas armadas de Nigeria al demandar armas para combatir a los extremistas. Dijo que los soldados estaban justificados al negarse a ir a lo que dijo equivalía a una misión suicida.

Soldados nigerianos se han quejado a The Associated Press que los combatientes del grupo extremista islámico Boko Haram están mejor equipados que ellos, que los oficiales se roban su paga y que algunos soldados colaboran con los extremistas.

Esta semana, el ex jefe del Estado Mayor del ejército, teniente general Onyeabor Azubuike Ihejirika, presentó una demanda contra el negociador australiano de libertad de rehenes Stephen Davis por mencionarlo entre presuntos patrocinadores de Boko Haram. Ihejikira pide unos 555 millones de dólares en compensación. No fue posible contactar de inmediato a Davis para que comentara al respecto.