FDA suavizará veto a donaciones de sangre de gays

Las autoridades federales dieron un paso más hacia revocar una prohibición impuesta hace décadas a las donaciones de sangre de hombres homosexuales y bisexuales, aunque los activistas señalaron que la alternativa propuesta seguía estigmatizando a los hombres que mantienen sexo con otros hombres.

La Administración de Fármacos y Alimentación (FDA, por sus siglas en inglés) dijo el martes que recomendará la suspensión del veto el año que viene, y sustituirlo por una política que prohíba las donaciones de hombres que tuvieron sexo con otro hombre en los 12 meses previos. El cambio revocaría una política introducida hace 31 años, y que según muchos grupos médicos y activistas gay ya no está justificada, dados los avances en análisis del VIH.

Sin embargo, los activistas cuestionaron que requerir un año de celibato a los hombres homosexuales supusiera un cambio significativo en la norma.

"Algunos pueden creer que éste es un paso hacia delante, pero en realidad, requerir un año de celibato es un veto de por vida de facto", señaló tras el anuncio de la FDA Gay Men's Health Crisis, una organización sin ánimo de lucro con sede en Nueva York que defiende la prevención y el tratamiento del sida.

La prohibición actual se remonta a los primeros años de la crisis del sida y pretendía proteger los bancos de sangre de lo que entonces era una enfermedad poco conocida. Pero muchos grupos médicos, incluyendo la Asociación Médica Estadounidense, dicen que la política ya no está respaldada por la ciencia. Australia, Japón, Reino Unido y muchos otros países ya adoptaron la fórmula de un año.

La agencia recomendará el cambio en las guías de prácticas a principios del año que viene y actuará para completar su aplicación después de recibir comentarios del público, señalaron responsables de la FDA a la prensa. El subdirector de la agencia, Peter Marks, declinó ofrecer un calendario para terminar el proceso, aunque señaló que "nos comprometemos a trabajar tan rápido como sea posible en este asunto".

Marks señaló que las pruebas más convincentes para cambiar la política procedían de Austria, que estableció un periodo de veto de un año sobre las donaciones hace una década. Estudios recientes no mostraron cambios en la seguridad del suministro de sangre tras introducir el nuevo sistema.

Toda la sangre donada en Estados Unidos pasa pruebas de VIH, pero los análisis sólo detectan el virus que provoca el sida cuando lleva unos 10 días en el torrente sanguíneo. Responsables de la FDA señalaron que la investigación actual no respalda reducir el veto a menos de un año, pero que la agencia podría considerar cambiar el plazo en un futuro.

Según cifras del gobierno, los hombres que tienen sexo con otros hombres suponen en torno al 2 por ciento de la población estadounidense, pero suponen al menos un 62 por ciento de las nuevas infecciones de VIH en el país.