El Salvador: Pandillas arrecian ataques contra policías

Las pandillas han intensificado sus ataques contra policías en El Salvador y en los últimos dos días asesinaron a tres agentes cuando se encontraban de licencia, en respuesta a los planes de seguridad implementados en todo el país que les estarían cerrado los espacios de acción.

"Cada vez más, les estamos quitando márgenes de movimiento" y ellos responden atacando a la policía, afirmó el martes el subdirector de la Policía Nacional Civil, comisionado Howard Cotto en entrevista con la televisión local.

El jefe policial dijo que han detectado que los pandilleros están concentrándose en las zonas más pobladas del país para planear ilícitos y que cuando se sienten acosados se refugian en los asentamientos rurales.

El fin de semana, seis pandilleros murieron y tres fueron capturados durante un tiroteo con una patrulla policial y del ejército en un sector rural del centro de El Salvador.

El enfrentamiento entre las autoridades y miembros de la pandilla Barrio 18 ocurrió en el cantón las Guarumas, en Santiago Nonualco, a unos 47 kilómetros al sureste de la capital, cuando las fuerzas de seguridad realizaban "patrullajes preventivos en cumplimiento del deber", según las autoridades.

Según los oficiales, en el enfrentamiento participaron al menos 20 pandilleros y varios se dieron a la fuga dejando en el lugar nueve armas de diferentes calibres, entre éstas dos fusiles M-16, dos escopetas, tres carabinas M-16 A2, una subametralladora Uzi y una pistola, señalaron las autoridades.

"Les estamos cerrando los espacios en los que se sienten seguros", dijo Cotto al referirse al enfrentamiento con los pandilleros del Barrio 18.

El último policía muerto por pandilleros es el agente carlos Alfredo Reyes, de 42 años, quien fue asesinado la noche del lunes en su casa en una populosa colonia del municipio de Lourdes a 25 kilómetros al oeste de la capital.

El domingo, las pandillas asesinaron a otros dos policías en los departamentos de la Libertad y La Paz, en la zona central del país.

El director de la policía, comisionado Mauricio Ramírez Landaverde, dijo que los ataques contra miembros de la institución han dejado 37 policías muertos en lo que va del año.

Los pandilleros están involucrados en la mayoría de los crímenes que se cometen en el país. El 70% de los homicidios se atribuye a las pandillas y un 49% de las víctimas corresponde a miembros de esas estructuras criminales.

Según los registros de la policía, en 2012 se contabilizaron 2.543 homicidios, y en 2013 hubo 2.492 muertes violentas.

En El Salvador, las pandillas establecidas en populosos barrios están integradas por más de 70.000 jóvenes y adolescentes. Más de 10.000 están presos.