Guatemala: reducen salario para favorecer maquilas

El gobierno de Guatemala aprobó el martes disminuir el salario mínimo marcado por la ley en cuatro municipios para que se asemejen más a los salarios reales que la industria maquiladora paga a sus trabajadores.

"Los estudios han confirmado que el ingreso real promedio apenas sobrepasa los 600 quetzales mensuales, (unos 78 dólares) sin prestaciones ni seguro social" dijo el presidente Otto Pérez Molina en rueda de prensa.

El presidente anunció que el nuevo salario base quedará fijado en 1.500 quetzales mensuales (unos 197 dólares), lo que triplicará los ingresos que los trabajadores percibirán en esos municipios.

En el resto del país el salario mínimo legal se mantendrá entre 322 y 350 dólares al mes.

Los municipios donde se reducirá el salario mínimo son San Agustín Acasaguastlán y Guastatoya en el departamento de El Progreso, Estanzuela en el departamento de Zacapa y Masagua en el departamento de Escuintla, donde esperan que se concentre mayor inversión maquiladora con destino a la exportación a los Estados Unidos.

El ministerio de Trabajo fija la canasta básica alimenticia en 3.200 quetzales, unos 421 dólares, y la canasta básica vital en 5.800 quetzales, 760 dólares.

La decisión ha sido calificada como "perversa" por los sindicatos.

"Se vale de las necesidades de la clase trabajadora del país diciendo que no hay empleo para justificar esta reducción a los derechos adquiridos", dijo José Pinzón, secretario general de la Central General de Trabajadores de Guatemala.

Anunció que la central obrera presentará una acción legal de inconstitucionalidad el viernes para revertir la decisión del gobierno. "Contraviene la Constitución para favorecer a las grandes industrias", apuntó.

También criticó que al tomar estas medidas el gobierno está "legalizando la ilegalidad" porque el ministerio de Trabajo "acepta que no tiene la capacidad de verificar el cumplimiento del pago de salarios mínimos".

Según Pinzón, la mitad de los trabajadores del área rural no reciben el pago del salario básico y ese es el principal un motivo por el que miles de guatemaltecos se van cada año a los Estados Unidos.

El director de la cámara de industria, Javier Zepeda, ve en la nueva normativa un incentivo para la inversión.

"Es difícil que en estas regiones se tenga opción de ganar el salario mínimo y con esto queremos que sea una oportunidad para combatir la pobreza extrema en del país", explicó. Cree que la medida podría implementarse en otras regiones del país después de ver cómo se desarrolla "este plan piloto".

El exmagistrado de la sala de trabajo y catedrático universitario, Raúl Pimentel considera que la reducción del salario es discriminatoria.

"A todos se les debería dar un salario mínimo que se acomode a las circunstancias actuales de la canasta básica", dijo.

El ministro de Trabajo Carlos Contreras ha dicho que el 75% de los empleados en el país cuentan con trabajos mal remunerados, sin prestaciones y sin seguro social y que solo el 30% de las empresas cumplen con las normas laborales.

El representante del Alto Comisionado de los Derechos Humanos, Alberto Brunori, afirmó que se puede ver en el informe anual que el salario mínimo no alcanza para la canasta básica y al crearse en estas situaciones en los municipios "podría haber un retroceso en materia de retribución de los derechos de los trabajadores y a eso hay que ponerle atención".